Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

280 millones bastarían para paliar el déficit en equipos de radioterapia

Los oncólogos afirman que un tercio de los pacientes no reciben tratamiento por falta de instrumental

Equipo de radioterapia del hospital San Jaime de Torrevieja (Alicante).

La Sociedad Española de Oncología Radioterápica (SEOR) ha puesto cifras a lo que costaría tener el número adecuado de equipos (8 por cada millón de habitantes), según recomienda la Organización Médica Colegial (OMS): 280 millones de euros, el 0,56% de los 50.000 millones que cada año gastan las comunidades autónomas en sanidad. Con ello podrían adquirirse los 77 equipos que faltan para llegar a la proporción aconsejada por la OMS.

En verdad, con ello se solucionaría la primera parte del problema: que la falta de equipos imposibilita que un tercio de los enfermos de cáncer que lo necesitan reciban el tratamiento idóneo, afirma el presidente de la SEOR, Pedro Lara. Pero eso solo sería la primera parte del necesario plan de renovación. Un estudio de 2015 de la sociedad calcula que, además, hay otros 87 equipos (de los 248 existentes) que tienen más de 10 años de vida. Con los avances que ha habido en la tecnología, eso quiere decir que los pacientes tratados con ellos están recibiendo una atención de menor precisión y con más efectos adversos. "Lo que hace unos años era admisible, ya no lo es", esgrime Lara.

La SEOR calcula que el 60% de las personas a la que se diagnostica un cáncer requerirán algún tipo de radioterapia, y que alrededor del 20% de ellas recibirán más una intervención de este tipo a lo largo de su vida. En 2014, unas 100.000 personas fueron atendidas con este abordaje. También se prevé que la demanda va a aumentar en un futuro. No solo porque va a haber más incidencia de tumores, debido al envejecimiento. También porque, precisamente por la mayor supervivencia de la población, va a haber cada vez más diagnósticos a edades avanzadas, en las que es posible que otras opciones terapéuticas, como la cirugía o algunas quimioterapias, no sean admitidas por el paciente.

Los médicos son conscientes de que esos 280 millones (más otros 300 si se quiere renovar también los equipos nuevos) son una cantidad importante de dinero, pero aducen que es un gasto que se rentabiliza pronto. El tratamiento radioterápico de cada paciente cuesta unos mil euros y, con ese dinero, se puede "curar el cáncer, evitar mutilaciones, ayudar a cronificar la enfermedad metastásica y dar un tratamiento fundamental en la paliación del enfermo oncológico", afirma la SEOR.

Más información