Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Decenas de pilotos militares confiesan un fraude para evitar la cárcel

Aceptan la oferta del fiscal para ser condenados a tres meses por cobrar falsas mudanzas

Cazabombarderos F-18 en la base aérea de Torrejón de Ardoz (Madrid).
Cazabombarderos F-18 en la base aérea de Torrejón de Ardoz (Madrid).

Decenas de pilotos del Ejército del Aire se han acogido a la oferta de la Fiscalía Militar para declararse culpables de un fraude contra la Hacienda castrense en el caso de las falsas mudanzas, a cambio de no ingresar en prisión. Los pilotos devolverán la Indeminización por Traslado de Residencia (ITR) cobrada indebidamente (entre 1.500 y 4.500 euros) y aceptarán una condena de tres meses y un día de cárcel, por lo que no ingresarán en prisión ni perderán la carrera militar.

Pese al intento de la Fiscalía de zanjar cuanto antes este proceso, mediante la oferta de una sentencia de conformidad a los acusados, el troceamiento del sumario entre ocho juzgados territoriales y un juzgado central —para evitar un macroproceso con decenas de oficiales en el banquillo— está complicando el caso, ya que no todos los jueces tienen concluida su instrucción. De hecho, la investigación ha ampliado el número de acusados, que incialmente era de 45 y ahora rondaría los 80.

La sentencia de conformidad permitiría eludir la prisión no solo a quienes cobraron facturas por traslados inexistentes sino al presunto cerebro de la trama, el teniente David Hernández Calet, quien supuestamente cobraba un 25% de la indemnización por traslado a sus compañeros del Ejército del Aire a cambio de facilitarles facturas de falsas mudanzas. Aunque está encausado en la mayorúa de los procesos abiertos, solo cumplirá el triple de la condena mayor: nueve meses y tres días.

 

Más información