Rajoy retrasa su llamada a Sánchez y se burla de su aritmética de pactos

El PP desprecia como un "juego de teatrillo" la vía del 161 esgrimida por el PSOE a Podemos

Rafael Hernando, en la rueda de prensa hoy en el Congreso. L. SEVILLANO | ATLAS

Mariano Rajoy volverá a dejar enfriar y a retrasar su proyecto de llamada a Pedro Sánchez para ofrecerle negociar un Gobierno de gran coalición en España. El portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, admitió este miércoles, tras escuchar a Pablo Iglesias y a Sánchez, que la llamada pendiente desde hace más de un mes tendrá que volver a esperar porque no tiene sentido después del rechazo manifestado públicamente por el secretario general del PSOE a negociar nada con Rajoy y su partido. Pero el PP añadió que aún no renuncia oficialmente a que en algún momento se pueda retomar esa charla porque considera que los intentos de Sánchez de lograr un Gobierno con el apoyo al mismo tiempo de Podemos y Ciudadanos "no dan" y están condenados al fracaso. Hernando los descalificó como "un juego de teatrillo".

"Ya está bien, que deje de darse con la pared, que el señor Sánchez hable de una vez con Rajoy y se siente, pero para hablar seriamente", enfatizó Hernando tras concluir, de las exposiciones públicas de los líderes del PSOE y Podemos, que su propuesta de Gobierno de izquierdas "por la vía del 161 no da si no hace concesiones a los independentistas".

Para el PP, la esperada entrevista entre Sánchez e Iglesias "no ha cambiado nada" con respecto a las posibilidades reales de un acuerdo de Gobierno de izquierdas. Frente a la vía del 161, los diputados que podrían sumar en teoría entre PSOE, Podemos y Ciudadanos, el PP volvió a recordar que Rajoy defiende la vía del 253, que son los parlamentarios que concentran PP, PSOE y Ciudadanos. Y Hernando llamó a Sánchez para que entre en razón con los números en la mano y comprenda "que no se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo".

Sobre la llamada que Rajoy ha prometido en varias ocasiones en estas semanas que querría efectuar al secretario general del PSOE para incidir en la idea de la gran coalición, Hernando admitió que ahora "primero habrá que saber si Sánchez está dispuesto a coger el teléfono y a sentarse". Y ahí recordó algunas condiciones que aún no se dan para esa charla: que se eliminen los vetos al PP y cierta disponibilidad de Sánchez.

Hernando, que mantiene vías de contacto y diálogo permanentes con Ciudadanos en el Congreso, aprovechó además para anticipar el rechazo de la formación de Albert Rivera a aceptar un Gobierno con PSOE y Podemos: "No le veo mucho futuro en estos momentos". Tampoco cree posible un Gobierno de izquierdas a la valenciana, como lo define Iglesias cuando se refiere a la vía del 161.

Rafael Hernando aprovechó en ese punto el lío de las vías de Gobierno y las diferentes sumas que proporcionaron Sánchez e Iglesias para corregir al líder del PSOE, que defendió la vía del 199 al sumar a los diputados del PSOE (90), los de Podemos (69) y los de Ciudadanos (40) y no incluyó en esa hipótesis los dos de Izquierda Unida, que darían 201. "La forma de sumar de Sánchez, este chico, no da", concluyó.

El propio Pedro Sánchez aprovechó su comparecencia para aclarar que no piensa negociar ni aceptar nunca un Gobierno de gran coalición con el PP ni aunque cambie de candidato a Mariano Rajoy. Lo ratificó en público para que le quedase también muy claro a Pablo Iglesias, que juega con esa acusación de cuando en cuando.

Pedro Sánchez justificó ese boicoteo al PP y Rajoy en que no podrá aceptar nunca que siga en el poder el responsable del actual clima de corrupción política que vive el país. El líder del PSOE apuntó que cogerá la llamada de Rajoy si esta se produce, porque la lleva esperando un mes, pero para decirle que él debe ser el gran damnificado del cambio de Gobierno y el que debe asumir la responsabilidad de los casos de corrupción que han manchado al PP.

Más información