Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Condenado un padre por dejar que su hija faltara constantemente a clase

Un juzgado de Valencia impone una multa de 720 euros a un padre por permir el absentismo

Imagen de archivo de un grupo de estudiantes durante un receso en el instituto. (EFE)

Ser un padre "consentidor" tiene consecuencias legales. Un juzgado de Valencia ha condenado a un hombre a pagar una multa de 720 euros por un delito de abandono de familia. El motivo: permitir que su hija faltara constantemente a clase. El magistrado considera que el padre "incumplió" de manera reiterada el "deber legal de procurar una adecuada formación y educación a su hija menor de edad".

La sentencia del Juzgado de lo Penal 6 de Valencia califica al padre como "consentidor" y "motivador" del absentismo escolar de la menor, en la localidad de Sagunto (Valencia). El juez considera que el progenitor no adoptó las medidas necesarias para que la estudiante, una adolescente, asistiera al instituto, a pesar de que supuestamente conocía la tendencia al absentismo de la menor y las advertencias de los Servicios Sociales.

El juez recoge, incluso, que el padre "permitió" que la menor "abandonara el domicilio familiar" para irse con su abuela paterna, que no ejercía "ningún control" sobre la estudiante. El fallo señala que la menor alcanzó una media de absentismo no justificado del 56% en marzo y abril del curso escolar 2012-2013. La cifra llegó al 65% en marzo del curso siguiente.