Selecciona Edición
Iniciar sesión

Podemos busca mejorar el tono sin renunciar a sus condiciones al PSOE

Pablo Iglesias y Pedro Sánchez se reúnen este martes para intentar desbloquear el diálogo

Podemos busca mejorar el tono sinrenunciar a sus condiciones al PSOE. Pablo Iglesias y Pedro Sánchez, el pasado febrero en el Congreso BERNARDO PÉREZ Atlas

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, acude este miércoles a su segunda reunión bilateral con el líder del PSOE, Pedro Sánchez, con la intención de mejorar el tono del diálogo sin renunciar a sus condiciones iniciales. Es decir, Iglesias no tiene previsto renunciar, de entrada, a su propuesta de Gobierno de coalición ni a las líneas maestras de su política económica. No obstante, la estrategia de la dirección de Podemos pasa por tratar de desbloquear la situación mostrando su disposición a abrir una nueva fase en las conversaciones con los socialistas. No habrá análisis de documentos encima de la mesa ni se discutirá el desarrollo de propuestas concretas, y ambos líderes se sondearán mutuamente para ver hasta dónde pueden llegar. Iglesias ha regalado a Sánchez un ejemplar de Historia del baloncesto en España con la dedicatoria: "Es bueno empezar por lo que nos une. Un abrazo". Ambos dirigentes comparten la afición por ese deporte, y Sánchez jugó en el Estudiantes.

Los movimientos de Podemos con respecto a Ciudadanos y su relación con el PSOE tienen que ver, al menos por el momento, con los cambios de tono. De hecho, ayer mismo Íñigo Errejón, quien a pesar de las discrepancias estratégicas con Iglesias ha estado preparando la reunión con Sánchez, consideró un “avance” el hecho de que el secretario general de los socialistas propusiera un Gobierno de coalición con una participación de las tres formaciones en una entrevista en la cadena Ser.

Aunque más tarde matizó y aseguró que mantienen sus diferencias con el partido de Rivera y sería improbable que se sienten en el mismo Ejecutivo, sí quiso dejar claro al PSOE que Podemos estudiará cualquier propuesta. “Valoraremos toda propuesta que nos llegue”, afirmó. En cualquier caso, el número dos de la formación emergente concede que “no se puede contentar a los dos”, sobre todo en materia de política económica, fiscal o laboral.

Además, Errejón evitó fijar el diseño del Ejecutivo de coalición que propuso Podemos, y en el que Iglesias ocuparía una vicepresidencia, como una condición esencial. “Asumimos que en cualquier proceso hay que ceder y rebajar posiciones. Asumimos que hay que hacer un ejercicio de mestizaje, y estamos dispuestos a llegar a un acuerdo”. “Con respecto a la posición del PSOE”, señaló Errejón, “tenemos que decir que hay unanimidad sobre el darle un cheque en blanco a Sánchez y Rivera. Tenemos diferentes formas y tonos pero tenemos una misma posición política que es no hay que firmar cheques en blanco. La reunión de mañana es fruto del trabajo de varios compañeros”, explicó.

Para Podemos se trata, en esta fase de las negociaciones, de evitar cargar con la culpa de una nueva convocatoria de elecciones generales. Por tanto, sus dirigentes y los miembros del equipo negociador intentarán evitar las sobreactuaciones, los ataques al PSOE y seguirán con el mensaje de la “mano tendida” para llegar a un entendimiento.

Más información