Selecciona Edición
Iniciar sesión

Sánchez, abierto a un Gobierno con “representantes” de Podemos y Ciudadanos

Errejón no se opone a que Rivera apoye un Gobierno a la valenciana

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, este martes. FOTO: CARLOS ROSILLO / VÍDEO: ATLAS

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, está abierto a presidir un Ejecutivo con ministros tanto de Podemos como de Ciudadanos. "No me cierro a que haya representantes de Podemos o Ciudadanos dentro de un Gobierno transversal", ha dicho este martes en la Cadena Ser, sin especificar si serían ministros u ocuparían otros cargos de menor relevancia. Sánchez ya expresó a mediados de marzo su intención de encabezar un Gobierno paritario, que no fuera monocolor y que contase con "independientes de prestigio". Como viene diciendo tras sus investiduras fallidas, dicho Gobierno "valdría para el centro derecha y la izquierda".

El dirigente socialista, que la tarde de este martes se reúne con Albert Rivera, no descarta un Gobierno de coalición con la formación de Pablo Iglesias, algo que Ciudadanos ya ha rechazado porque son "absolutamente incompatibles", informa Juan José Mateo. "En ningún caso estaríamos en un Gobierno en el que hubiera ministros de Podemos", ha asegurado a EL PAÍS José Manuel Villegas, vicesecretario general de Ciudadanos y jefe de gabinete de Rivera. "Si Sánchez quiere hacer vicepresidente a Iglesias o ministro a [Juan Carlos] Monedero, nosotros estaremos en la oposición", ha asegurado Villegas, sin precisar si aceptarían la participación de independientes.

El número dos de Podemos, Íñigo Errejón, tampoco descartó esa fórmula, al menos de entrada, aunque después matizó sus palabras, informan Francesco Manetto y Elsa García de Blas. El dirigente primero calificó de "avance" el planteamiento del PSOE. "Valoraremos toda propuesta que nos llegue", contestó Errejón hasta en dos ocasiones, aunque con matices: ese posible gabinete tendría que ser "coherente" y le parece complicado que eso se consiga. "No se puede contentar a los dos", aseguró en referencia al partido de Albert Rivera y al suyo.

Sin embargo, después de la rueda de prensa en el Congreso, Errejón ha matizado que solo se refiere a un apoyo externo de Ciudadanos a ese hipotético Ejecutivo de coalición. "Lo hemos dicho muchas veces: no vemos mal que Ciudadanos apoye o se abstenga en un Gobierno a la valenciana", ha escrito en su cuenta de Twitter.

Sánchez e Iglesias se han dado cita este miércoles para tratar de reconducir la negociación para alcanzar un acuerdo que posibilite la formación de Gobierno. "Espero que Iglesias vaya con predisposición a avanzar", ha afirmado Sánchez. "A Iglesias le voy a decir que España necesita con urgencia un nuevo Gobierno, un cambio y un acuerdo que propicie ambas cosas", ha observado. "Espero encontrarme a un Iglesias que, de verdad, quiera que haya un Gobierno de España", ha insistido, antes de su encuentro de mañana con su homólogo del partido que aspira a suceder al PSOE como el referente de la izquierda española.

La posibilidad de llegar a un acuerdo con Podemos pasa, eso sí, por mantener en vigor el acuerdo con Ciudadanos. Prueba de ello es que Ferraz ha estrechado los vínculos con la formación de Rivera. La predisposición es la de ampliar el contenido del pacto que, hasta la fecha, solo ha contado con el respaldo de otra fuerza política, Coalición Canaria, en la segunda y última investidura celebrada. "Es condición necesaria para lograr un Gobierno del cambio", se ha mostrado tajante Sánchez, que no descarta "ninguna formulación" para formar un Ejecutivo. "En tiempos extraordinarios hay que acometer medidas extraordinarias, pero primero hay que hablar de la hoja de ruta", ha manifestado. Por si quedaban dudas, Sánchez ha sido explícito al afirmar que el acuerdo "entre el centro derecha y el centro izquierda es el primer paso para el cambio". "Nos falta el paso izquierdo", ha zanjado, en referencia a Podemos, del que requiere al menos su abstención para llegar a La Moncloa.

Aunque todavía "hay opciones para que haya un Gobierno de cambio", Sánchez reconoce que "ya no hay mucho margen para el error", en referencia a la cuenta atrás iniciada para llegar a un acuerdo que evite la convocatoria de nuevas elecciones generales, que el mismo PSOE ha fijado el 23 de abril. La víspera de su encuentro con Iglesias, justo cuando se cumplen 100 días desde las elecciones generales del 20-D y quedan 34 días para que el plazo para formar Gobierno expire el 2 de mayo —de lo contrario, habrá elecciones el 26 de junio—, el líder socialista ha insistido en defender el pacto con Ciudadanos. "Es un acuerdo que ejemplifica una forma nueva de hacer política". El socialista, que ha indicado en varias ocasiones que pese a las diferencias ideológicas con Albert Rivera y Ciudadanos alcanzaron un acuerdo, ha manifestado que lo que les une es el deseo de "sacar de España del atasco político en el que nos ha metido [Mariano] Rajoy".

El pacto a la valenciana

Sánchez ha querido explicar las diferencias entre el pacto a la valenciana que promueve Podemos y la situación nacional. "Hablan de un Gobierno a la valenciana, que es un Gobierno de PSOE y Compromís apoyado por Podemos desde fuera", ha indicado para responder a la pregunta de si descarta un Gobierno de coalición en el que entren el partido de Iglesias. "En Valencia hubo una mayoría absoluta de izquierdas y en España no la ha habido", ha insistido el socialista. "Tenemos que mirar desde otro prisma la formación de Gobierno, hemos de buscar el mestizaje ideológico", ha añadido en defensa de la participación de Ciudadanos en este acuerdo. "Tenemos un mes por delante para materializar ese Gobierno transversal", ha añadido.

En este sentido, el dirigente socialista ha recalcado que realizó su visita institucional a Portugal, donde gobierna la izquierda, porque siempre demandó un Gobierno progresista. Una opción que, en el caso de España, pasa también por Ciudadanos. "A Iglesias le voy a decir que necesitamos entendernos las fuerzas del cambio. En términos ideológicos, Ciudadanos está más cerca en muchas cuestiones con el PP y hemos alcanzado un acuerdo... Las mismas diferencias [con Ciudadanos] que pueda tener Iglesias las tengo yo. ¿Pero qué diferencia hay respecto a Iglesias? Que he sabido leer lo que quiere la gente: cambio", entiende el secretario general del PSOE.

El congreso del PSOE

El secretario general del PSOE ha justificado el aplazamiento del congreso socialista, previsto para mayo y que quiere retrasar sine die. "Los tiempos del PSOE se deben acompasar a los tiempos del Gobierno de España. Lo primero es el Gobierno de España y luego, el Gobierno del PSOE", ha argumentado. Además, Sánchez, entiende que un congreso "es un momento muy importante de la vida política de una organización. Se habla de estrategias, de renovar equipos, son momentos muy trascendentales, y necesitan sosiego para que la militancia pueda elegir".

"Posponiendo la celebración del congreso le hago un favor a los militantes que se quieran presentar", ha llegado a afirmar, sin mencionar directamente a la presidenta de Andalucía Susana Díaz. "Si hay personas que legítimamente consideran que pueden sacar un mejor resultado en las primarias, que den el paso. No lo veré como una debilidad [mía]", ha zanjado.

La intención de Sánchez es que, aun en el caso de que se repitan las elecciones y no haya Gobierno hasta el próximo otoño, el congreso socialista se celebrará "cuanto antes, pero después de la formación de Gobierno". El comité federal del PSOE, el máximo órgano de control del partido entre congresos, se pronunciará el próximo sábado.

"Me gusta acordar las cosas, no imponer. Yo escucho a los dirigentes. Cuando se planteó la fecha de mayo, tenía sentido hace unos meses. Ahora, de manera legítima, el PSOE revisa la fecha y acompasa el congreso a los intereses de España", ha explicado Sánchez, que ha destacado que ha demorado el congreso "por responsabilidad". "Si pensara en términos personales, después del referéndum [sobre el pacto con Ciudadanos a finales de febrero] que la militancia ha apoyado con un respaldo del 80%, hoy me convendría más el congreso que en el futuro. Lo hago por ser coherente", ha concluido Sánchez.

Más información