Selecciona Edición
Iniciar sesión

Iglesias y Errejón escenifican una tregua ante la cita con Sánchez

El 'número dos' de Podemos regresa a su trabajo parlamentario tras casi dos semanas de silencio

Errejón e Iglesias, en un pleno del Congreso. ULY MARTÍN / ATLAS

La reunión entre Pablo Iglesias y Pedro Sánchez prevista para este miércoles ha forzado la escenificación de una tregua entre el líder de Podemos y su número dos, Íñigo Errejón, quien lleva casi dos semanas en silencio en señal de protesta por la destitución de Sergio Pascual como secretario de Organización. Errejón, principal valedor de Pascual, participó el lunes en los preparativos de la cita con el secretario general del PSOE, en la que Iglesias insistirá en un Gobierno de coalición sin Ciudadanos.

Las discrepancias internas sobre el modelo de partido y la metodología de diálogo con los socialistas que han quedado destapadas en las últimas semanas no han remitido, pero los distintos sectores de Podemos quieren ahora ir al encuentro con Sánchez con un discurso común. Esa es la prioridad, a pesar de que los distintos sectores, los más afines a Iglesias y los fieles a Errejón, tienen previsto iniciar ya el sábado un debate sobre la futura organización del partido en la reunión del consejo ciudadano, máximo órgano de dirección entre asambleas.

Iglesias insistirá en la reunión en la formación de un Gobierno de coalición sin la participación de Ciudadanos. El líder de Podemos lo llama Ejecutivo “a la valenciana”, en referencia al pacto suscrito tras las elecciones autonómicas de mayo entre el socialista Ximo Puig y Mònica Oltra, coportavoz de Compromís. Esa es su premisa para desbloquear la situación, lo que dejaría fuera del acuerdo al partido de Albert Rivera. En cualquier caso, fuentes de la dirección recuerdan que la base para reanudar el diálogo es el programa y, concretamente, su apartado económico. Iglesias ya envió al PSOE un documento programático a mediados de febrero, y tanto su gabinete como los expertos de Podemos han seguido trabajando en el desarrollo de esas medidas. A pesar de las diferencias en el tono y en las formas, todos han vuelto de la Semana Santa asegurando que “no se contempla la abstención” ante una nueva sesión de investidura de Sánchez.

Momento crucial

El propio Errejón tiene previsto interrumpir este martes su silencio en el Congreso de los Diputados, donde participará en la Junta de Portavoces. Su regreso al trabajo parlamentario se produce en un momento crucial para Podemos. Además de su mayor crisis interna, la formación afronta la fase más delicada de las negociaciones con el PSOE, cuando ya ha comenzado la cuenta atrás para evitar nuevas elecciones. La Secretaría Política, el departamento que dirige Errejón, también volvió a su trabajo habitual y el lunes emitió una nota interna que fija los objetivos de la cita entre Iglesias y Sánchez. “La ciudadanía está harta de que perdamos un tiempo que no tenemos para tan siquiera sentarnos a hablar”, señala el informe. “Hay que dar soluciones a la situación de emergencia que vive este país lo antes posible y, de momento, no hay ningún acuerdo que incluya recetas diferentes a las de Rajoy. Vamos a luchar para que se escriban y sean la base de un Gobierno del cambio”, continúa el texto.

Incluso para Errejón y su equipo, el que se reanude el diálogo y se avance en las conversaciones entre Podemos y el PSOE “es una cuestión de voluntad política”. “En la Comunidad Valenciana hemos visto que es posible llegar a un acuerdo con el PSOE. No contemplamos la abstención. Sería una irresponsabilidad que cinco millones de votos por un cambio real en el país acabaran en una abstención a un acuerdo que reproduce las políticas de Rajoy vía Garicano”, concluye en alusión al responsable de Economía de Ciudadanos.

Aunque con estos mimbres es improbable que la reunión tenga éxito, todos en Podemos aseguran que ese es el objetivo. Y a partir del miércoles los distintos sectores volverán a preparar la batalla del próximo sábado.

Más información