Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Urkullu aspira a negociar “más Estado vasco”

El mandatario acepta ser el candidato del PNV a la reelección como 'lehendakari'

El lehendakari, Iñigo Urkullu, recibe el saludo de militantes del PNV durante la celebración del Aberri Eguna en Bilbao. EFE

La carrera electoral ya está lanzada en Euskadi a más de medio año para celebrarse las autonómicas vascas. El PNV se ha colocado en la línea de salida al comunicar oficialmente, durante la conmemoración del Aberri Eguna (Día de la Patria vasca), que Iñigo Urkullu será de nuevo el candidato del partido a la reelección como lehendakari. Urkullu ha aceptado la encomienda, algo que entraba dentro de lo previsible, y que ha sido recibido con muestras de júbilo por los militantes y seguidores peneuvistas.

Andoni Ortuzar ha sido el encargado de anunciar la candidatura de Urkullu, cuya designación ha sido acordada por unanimidad esta misma mañana por la Ejecutiva nacional, poco antes de la celebración patriótica en una abarrotada Plaza Nueva de Bilbao. Esta formación ha fijado el día 7 de mayo como la fecha en que culminará el proceso de consulta a las bases y se proclamarán al resto de aspirantes al Parlamento vasco.

El PNV es el segundo partido, tras el nombramiento de la socialista Idoia Mendia, que nombra a su aspirante a la Lehendakaritza. La izquierda abertzale lo hará previsiblemente a finales de abril, aunque la dirección ya se ha decantado por presentar como cabeza de cartel a Arnaldo Otegi, pese a que está inhabilitado para ocupar un cargo público hasta 2021. Podemos, sin candidato aún, podría proponérselo a la magistrada Garbiñe Biurrun. El PP tampoco ha tomado una decisión y baraja presentar a su presidente en el País Vasco, Alfonso Alonso.

El PNV también ha dejado al descubierto que, de cara a los comicios que prevén en octubre próximo, incidirá en la necesidad de aprobar un nuevo "estatus político" que "actualice" el modelo de relación entre Euskadi y el resto del Estado, ha dicho Urkullu. Sin "líneas rojas", con "diálogo y entendimiento", mediante "negociación y acuerdos", el lehendakari ha defendido la "confederación de los estados vascos", constituida por los territorios históricos vascos y como "ejemplo de soberanía compartida". Desde esa fórmula de confederación, ha incidido, se llega a "más Estado vasco".

Sin citar a ningún partido expresamente, Urkullu ha advertido de que el PNV no va a "dejarse engañar ni por los viejos ni por los nuevos predicadores", ni a los "catastrofistas" ni a los que "predican una arcadia feliz" o "una justicia social y prestaciones sin límites" cuando no ostentan responsabilidades de gobierno.

Ortuzar ha cerrado el mitin lanzando el guante a la izquierda abertzale, cuyos dirigentes "no se sabe dónde están, siguen perdidos en su laberinto; siguen en el diván, intentando entender lo que les ha pasado". No obstante, ha expresado su disposición a "compartir espacios de acuerdo y colaboración" con ellos. Tras el acuerdo que el PNV y EH Bildu han alcanzado en Euskadi para renovar la Ley Municipal vasca, Ortuzar ha tendido la mano a hablar con la izquierda abertzale sobre la construcción de "una nación vasca", pero no "una Euskadi revolucionaria", ha precisado.

El dirigente nacionalista también se ha referido en su discurso a la situación políitca española y la tardanza en la conformación del nuevo Gobierno. Al respecto, ha afirmado que las formaciones políticas ofrecen "mucha rueda de prensa y poco diálogo; poco programa encima de la mesa y mucho whatsapp filtrado por unos y otros para júbilo de las televisiones, que siguen este tema como seguían antes la vida de Jesulín", ha ironizado en relación al conocido torero.

Más información