ETA admite haber cometido “errores en ocasiones graves e injustos”

La banda lamenta en un comunicado que "no se ha iniciado un proceso dialogado de paz"

ETA vuelve a hacerse presente en el Día de la Patria vasca (Aberri Eguna) con la difusión de un comunicado en el que hace un amago de autocrítica pero también reparte culpas entre el PNV y el Gobierno vasco. "Habremos cometido errores, en ocasiones graves e injustos si hay que decirlo así", dice la banda terrorista en el texto remitido al diario Gara.

La organización armada, que declaró el "cese definitivo" de su actividad armada en octubre de 2011, no se había pronunciado hasta hoy desde el pasado mes de septiembre, cuando se manifestó en un comunicado tras la caída de su cúpula en Baigorri (País Vasco francés). En el comunicado asegura que no eludirá la tarea de "mirar atrás" y la afrontará "con sinceridad, por la vía de la autocrítica y la convivencia".

"Nosotros no fuimos buscando la guerra", sino que "el conflicto nos lo trajeron a casa", dicen los terroristas en su comunicado: "No queremos con ello suavizar nuestra responsabilidad. Porque somos responsables de lo que hemos hecho", añaden. Sin embargo, la dirección de la banda quiere subrayar lo siguiente: "Los independentistas de izquierdas no nos equivocamos cuando nos levantamos contra el franquismo, ni nos equivocamos cuando dijimos un no rotundo e hicimos frente a la posterior reforma tramposa".

En esa revisión del pasado, ETA endosa parte de la responsabilidad del "conflicto" al PNV y al Gobierno vasco, por aceptar el "anzuelo" de la reforma posfranquista y porque "colaboraron mano a mano con los gobiernos del GAL en la dispersión de los presos y el resto de cuestiones". También hace constar la "involución desde el tiempo de Ibarretxe al de Urkullu".

ETA se coloca cinco años atrás, cuando puso fin para siempre al uso de las armas, y reconoce que "no estamos donde esperábamos», porque "no se ha iniciado un proceso dialogado de paz y resolución, ni con los estados ni entre las fuerzas políticas de Euskal Herria". Y asegura que "las consecuencias del conflicto siguen sin resolverse, y el nudo principal que es la situación de los presos políticos vascos continúa sin desatarse".

En el comunicado echa en falta "un acuerdo democrático que se basaría en el reconocimiento del derecho a decidir de Euskal Herria y superaría definitivamente el conflicto político". ETA apuesta por construir un proyecto independentista compartido y que beneficie a toda la ciudadanía, en un camino destinado a lograr "la activación y la adhesión de muchos sectores populares y ciudadanos". Propone abordar un proyecto independentista "entre muchos, entre diferentes".

La banda terrorista hace una lectura de los resultados de las elecciones generales del 20-D y considera que "lamentablemente en España no hay relación de fuerzas suficiente para que se produzcan cambios profundos" y no ve factible que "las fuerzas que se declaran de izquierdas lleguen a un acuerdo que tuviera en el centro el derecho a decidir".

El escrito de ETA, reproducido íntegramente en euskera en dos páginas de Gara, cita los recientes atentados ocurridos en Bruselas, en los que murieron 31 personas. La organización terrorista vasca, autora de más de 800 asesinatos durante medio siglo, condena la acción criminal contra el corazón de Europa, que atribuye a la aparición de "diferentes tipos de integrismo". "Los revolucionarios no podemos aceptar matanzas así, que tienen como objetivos a simples ciudadanos", dice el comunicado.

También hace una mención a la crisis de los refugiados de Siria y denuncia "el trato deplorable que los estados europeos dan a miles y miles de personas que huyen de la miseria absoluta y las salvajes guerras provocadas por los poderosos del mundo", del que los responsables dicen haber "sentido más que vergüenza y rabia".