Selecciona Edición
Iniciar sesión

El PSOE quiere consensuar las primeras leyes que debata el Congreso

El Gobierno deja transcurrir el plazo de un mes para informar de los proposiciones de ley sin hacer objeciones

Gutiérrez (izquierda), de Ciudadanos, y Hernando, del PSOE, en una reunión la pasada semana.

El Congreso empezará en las próximas semanas a tramitar reformas legales, aunque será imposible que puedan ser aprobadas antes del 2 de mayo, fecha en la que se convocarían elecciones si no hay pacto de investidura. Sí tendrá un efecto político y simbólico y, por eso, el PSOE quiere pactar con Podemos y con Ciudadanos qué iniciativas se someten primero al Pleno. El Gobierno no ha usado su capacidad de veto y son ya 17 las que están en condiciones de ser tramitadas. La voluntad del Ejecutivo es dejar transcurrir en todas el plazo legal de un mes para estudiar las proposiciones, aunque no ponga objeciones.

El Congreso empezará en las próximas semanas a debatir y votar reformas legales, sin esperar, por primera vez en el periodo constitucional, a que se forme Gobierno. Es imposible que se culmine el procedimiento legislativo y que alguna de esas proposiciones de ley de los grupos parlamentarios sea aprobada, pero sí servirá para que los grupos fijen posición en la recta final de las negociaciones y en vísperas de que el 2 de mayo termine el plazo para la convocatoria de nuevas elecciones si es que no hay acuerdo.

Doce reformas legales preparadas

F. G.

El PSOE es el grupo que tiene más proposiciones de ley listas para ser tramitadas en el Pleno, una vez calificadas por la Mesa y transcurrido un mes sin que el Gobierno haga objeciones.

Las proposiciones de los socialistas se refieren a pobreza energética; Universalización de la Sanidad; reforma del artículo 315 del Código Penal que penaliza determinados actos durante una huelga; limitación de indultos; paralización de los plazos de aplicación de la Lomce; Derogación del artículo de la ley de Enjuiciamiento Criminal que establece plazos para la instrucción de sumarios; Democratización de RTVE y supresión del voto rogado para emigrantes.

Podemos tiene dos proposiciones de ley pendientes de ser sometidas al Pleno: la reforma del artículo 315 del Código Penal sobre delitos cometidos durante huelgas y la llamada ley 25 de emergencia social.

ERC tiene una para reformar la ley de contratos del Estado. El PP solo presentó una proposición que ya está en condiciones de ir al Pleno y que se refiere a reforma de la ley de segunda oportunidad.

En las próximas semanas serán 17 las proposiciones de ley que cumplan el mes en manos del Gobierno, pero ya no podrán ser tramitadas.

El martes la Mesa y la Junta de Portavoces establecerán el orden del día del Pleno del 5 de abril. En función del cupo de los grupos por su número de escaños, ese día se iniciará el debate y trámite de dos proposiciones de ley y una de ellas corresponderá al Grupo Socialista.

El PSOE quiere utilizar ese paso en las negociaciones para formar Gobierno y, por eso, su intención es elegir entre las ocho que puede tramitar una simbólica que concite consenso de Ciudadanos y de Podemos, es decir, los dos partidos cuyo apoyo aspira a tener para que Pedro Sánchez sea investido presidente del Gobierno.

De las ocho proposiciones socialistas, la mayoría hacen referencia a revisión de normas aprobadas en solitario por el PP en la pasada legislatura y cuestionadas por el resto de grupos.

En este momento hay ya 12 proposiciones de ley de los grupos en disposición de iniciar el trámite el Pleno y pendientes de que los diferentes grupos que las han presentado tengan cupo para someterlas a debate y votación.

Todas ellas han tenido que superar el trámite de consultas el Gobierno que prevé el reglamento del Congreso. Consiste en permitir al Ejecutivo que presente alegaciones o, incluso, vete proposiciones de le ley de los grupos parlamentarios de oposición.

Silencio administrativo

Fuentes oficiales de La Moncloa aseguran que su decisión es no vetar ninguna y así lo han hecho hasta ahora. Lo que sí han hecho y harán es dejar transcurrir el mes de plazo que tiene para informar, sin acelerar los tiempos. Transcurrido ese plazo de un mes, por silencio administrativo las proposiciones están en disposición de ser tramitadas en el Congreso.

Entre las que han superado ese plazo de un mes sin objeciones del Gobierno está la llamada Ley 25 o de emergencia social de Podemos, proposición estrella del partido de Pablo Iglesias, cuya tramitación en el Pleno está pendiente solo de que esta formación tenga cupo suficiente para presentarla.

No hay ninguna proposición de ley de Ciudadanos que haya superado ese plazo o que esté próximo a superarlo en las siguientes semanas, por lo que no utilizará su cupo.

El primer paso es el Pleno del Congreso con un debate de totalidad, con fijación de posiciones y votación. Posteriormente pasará a comisión y luego al Senado. Es imposible que esos trámites culminen antes del 2 de mayo, sobre todo porque el PP con su mayoría absoluta podría frenar alguna norma que pudiera llegar si se aprobará por vía de urgencia.

Hasta ahora nunca había iniciado el Congreso el procedimiento legislativo sin esperar a la formación del Gobierno. De hecho, siempre se había considerado que ese plazo de un mes para informe del Ejecutivo se iniciaba el día de la investidura.

Si el 2 de mayo no se hubiera investido a un presidente del Gobierno y se produjera la convocatoria automática de nuevas elecciones todas las proposiciones de ley y el resto de iniciativas decaerían, es decir, se darían por no presentadas.