Podemos refuerza en Euskadi el discurso soberanista

El partido de Iglesias celebra el Aberri Eguna, defiende un referéndum de independencia y el acercamiento de presos de ETA

Con el horizonte de las próximas elecciones autonómicas vascas, previstas para otoño, Podemos se aproxima al nacionalismo vasco con el fin de disputarle al PNV la hegemonía política. El partido de Pablo Iglesias celebrará este domingo el Aberri Eguna y defiende una consulta de independencia en Euskadi, al estilo de Escocia o Canadá, así como el acercamiento de presos de ETA. La izquierda abertzale volvió a emplazarle ayer a que se sume a un frente independentista.

Podemos asegura que celebrará un Aberri Eguna (día de la patria vasca) “inclusivo” y con dos mensajes fundamentales: la defensa del llamado “derecho a decidir” y el blindaje de los derechos sociales. El partido de Pablo Iglesias, que acaba de renovar su dirección en Euskadi tras la dimisión de la anterior ejecutiva, defiende que ni es nacionalista ni independentista. No obstante, su participación en una celebración ligada tradicionalmente al nacionalismo —que además rechazaba la anterior dirección— puede ser interpretada como un guiño hacia los postulados más identitarios, toda vez que Podemos pisa los talones al PNV, según el último Euskobarómetro.

La defensa de un referéndum de independencia en Euskadi es otra de las claves junto a la política social de que Podemos haya arañado tanto terreno a la izquierda abertzale, y uno de los ejes en los que centrará su estrategia electoral. Su apuesta es una consulta vinculante, si el Parlamento Vasco así lo decide, que debería ser pactada con el Gobierno español. “Vemos un modelo canadiense o escocés en el que se negocian de forma bilateral los términos de un posible referéndum”, explica a EL PAÍS el secretario de Organización de Podemos Euskadi, Lander Martínez.

El discurso de Podemos incluye la defensa del acercamiento de presos de ETA al País Vasco. “La dispersión supone una vulneración de los derechos fundamentales de los presos y un castigo añadido para las familias, por lo que lo mejor es que estén en las cárceles vascas”, sostiene el número dos del partido en Euskadi, que también saludó —como el propio Pablo Iglesias— la salida de la cárcel del líder de la izquierda abertzale, Arnaldo Otegi, condenado, en su opinión, por una decisión judicial que no era “una sentencia al uso”.

Consciente de esa cercanía y de la pujanza de Podemos en las encuestas, la izquierda abertzale busca en el partido emergente un compañero de viaje para la independencia del País Vasco. El propio Otegi fue el primero en emplazarlos a “poner en marcha procesos constituyentes” y ayer, el portavoz de Sortu, Pernando Barrena, insistió en tender la mano a Podemos. “Solo se pueden asaltar los cielos desde la independencia”, dijo Barrena en clara referencia a la frase acuñada por los fundadores del partido de Iglesias como metáfora de su conquista del poder: “El cielo no se toma por consenso, sino por asalto”.

Pero Podemos rechaza unirse a un frente independentista, y defiende que los abertzales tienen que “avanzar en el rechazo al pasado violento de ETA, solicitar su desarme y su disolución”. Al mismo tiempo, en el partido son conscientes de que pueden llegar a necesitar el apoyo de Sortu para desalojar al PNV del poder, por lo que no descartan llegar a acuerdos con esa fuerza, aunque no para un Gobierno de coalición. “Siempre hay posibilidades de diferentes acuerdos con diferentes fuerzas políticas para muchos temas”, contesta el secretario de Organización.

El partido de Iglesias, que aún no tiene candidato para los comicios, no ve en Otegi un rival electoral serio. “Nuestro objetivo claro es desalojar al PNV del Gobierno vasco. Lo que se plantea electoralmente es un enfrentamiento por la primera posición entre el PNV y Podemos”.