Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

España debe decidir si participa en una nueva misión de la UE

El Gobierno debe pedir permiso al Congreso para enviar militares a la República Centroafircana

Los ministros de Asuntos Exteriores de la UE decidieron el pasado día 14 lanzar una nueva misión militar de la Política de Seguridad y Defensa Común (PSDC) para entrenar a las Fuerzas Armadas de la República Centroafricana, bautizada como EUTM RCA. La nueva misión tendrá una duración de dos años, cuartel general en Bangui, capital del país, y estará integrada por unos 200 instructores.

Lo lógico sería que España participara en esta misión, ya que vendrá a sustituir y dar continuidad a EUMAM RCA, la misión europea de asesoramiento a la reforma del Ministerio de Defensa y las Fuerzas Armadas centroafricanas en la que España participa actualmente con unos 25 militares.

Y también lo hizo en la primera de las tres misiones europeas que se van encadenando en la República Centroafricana, la llamada EUFOR RCA, en la que participaron 85 militares y 25 guardias civiles, que se vieron envueltos en acciones de combate.

España ha participado hasta ahora en todas las misiones militares de la UE, siendo uno de los pocos países que pueden presumir de ello. El problema ahora es que, aunque EUTM RCA sea la continuación de las dos misiones anteriores, legalmente se trata de una operación nueva por lo que, según la ley de Defensa Nacional de 2005, el Gobierno no puede autorizar la participación de tropas españolas sin autorización del Parlamento. En este caso, la cuestión no es tanto que el Gobierno esté en funciones —incluso si estuviera en plenas facultades debería recabar el permiso de las Cortes—, sino su resistencia a que lo controle el Congreso.

No es esta la única decisión militar que está aparcada por la interinidad política. El Gobierno tiene desde hace meses sobre la mesa la petición de que envíe 25 guardias civiles a Irak para instruir a sus fuerzas de seguridad, a los que deberían acompañar unos 100 militares, que se sumarían a los 300 que ya están en Bagdad. EE UU también ha sondeado a España para que refuerce su contingente en Irak con un hospital de campaña y para que los expertos españoles en operaciones especiales no se limiten a tareas de formación, sino que asesoren al Ejército iraquí en el planeamiento de operaciones, como ya hacen los militares de otros países.