Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Una ley obliga al Gobierno a comparecer ante el Congreso aunque esté en funciones

El presidente en funciones se niega a someterse a las sesiones de control ordinarias y a explicar en la Cámara los resultados de los Consejos Europeos de los dos últimos meses

En el centro, la silla vacía del ministro Pedro Morenés, que plantó a la comisión de Defensa el pasado 17 de marzo en el Congreso.

El Gobierno en funciones incumple reiteradamente la ley al negarse a comparecer en el Congreso de los Diputados para informar del resultado de las cumbres europeas. Además de la negativa a someterse a las sesiones de control ordinarias, el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, se niega también a explicar en el Congreso los resultados de los dos Consejos Europeos celebrados en los dos últimos meses, pese a estar regulado expresa y legalmente ese trámite.

La Ley 8/1994, de 19 de mayo, por la que se desarrolla la Comisión Mixta para la Unión Europea especifica en su artículo 4 que “el Gobierno comparecerá ante el pleno del Congreso de los Diputados con posterioridad a cada Consejo Europeo ordinario o extraordinario, para informar sobre lo allí decidido y mantener un debate con los grupos parlamentarios”. Es decir, en este tipo de comparecencias se suma el incumplimiento reiterado de la citada ley con el conflicto institucional que mantiene el Congreso con el Gobierno y que acabará en el Tribunal Constitucional por la negativa del Ejecutivo a someterse al control.

El Gobierno considera que ese trámite tasado se encuentra entre las funciones de control y por eso rechaza someterse a él. La norma no concreta qué miembro del Ejecutivo debe comparecer, pero siempre lo han hecho los presidentes del Gobierno porque son ellos los que representan a España en cada una de esas cumbres. Todos los partidos, salvo el PP, han exigido esa comparecencia y la aprobarán el martes en la Mesa y la Junta de Portavoces del Congreso.

Sin embargo, fuentes oficiales de La Moncloa aseguran que, como ya hicieron con las sesiones de control y peticiones de comparecencias de ministros, el Gobierno no se someterá a ese pleno de explicación de las cumbres. No lo hará ni Rajoy ni el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo. Esas fuentes admiten que se incumple la ley, pero anteponen su posición contraria a someterse al control de un Congreso que no es el que ha designado a este Ejecutivo.

Nuevo plantón

Salvo cambio de posición de alguno de los grupos o rectificación del Gobierno, el pleno del día 6 de abril se abrirá con el llamamiento a Rajoy para que dé cuenta de las dos cumbres celebradas. Según Presidencia del Gobierno, Rajoy no acudirá al llamamiento. Los grupos tienen previsto, en todo caso, pedir la palabra para intervenir y dejar en evidencia la ausencia del presidente.

A continuación, se iniciaría la sesión de control con las preguntas al Gobierno que hayan presentado en el registro los grupos y que haya calificado la mesa. Los ministros tampoco tienen previsto acudir, pero los portavoces formularán sus preguntas e interpelaciones, dando lugar a una situación de nuevo insólita.

El Grupo Socialista pretende que ese día el pleno se cierre con el debate y votación de la proposición para que el Congreso lleve al Gobierno en funciones al Tribunal Constitucional por negarse a comparecer y como conflicto de atribuciones entre ambos poderes. Los dos Consejos Europeos celebrados en estos dos meses se referían a la negociación con Reino Unido para evitar su salida de la UE y sobre la situación de los refugiados. En ambos casos se tomaron decisiones que afectarán al futuro Gobierno. En ambos casos hubo una comparecencia previa del Gobierno en Comisión, primero el ministro de Exteriores y luego el secretario de Estado, pero no se cumplió la exigencia de la ley de dar posteriormente explicaciones del resultado.

Un caso similar es el del ministro de Economía, Luis de Guindos, cuya comparecencia ha pedido el PSOE para que explique el programa de estabilidad y de reformas. En este caso, hay una decisión que los grupos quieren pactar antes de que De Guindos envíe ese documento a la UE que tiene consecuencias futuras para el Presupuesto y para el próximo Gobierno.

Pleno de preguntas, pero sin respuestas

Fernando Garea

El martes, la Mesa y la Junta de Portavoces del Congreso tendrán que tramitar la petición de comparecencia de Mariano Rajoy sobre las cumbres de la UE, el orden del día del pleno del 6 de abril y la proposición para llevar al Ejecutivo al Constitucional.

Si no hay cambios, todos los partidos salvo el PP aprobarán la asignación de cupos de preguntas a los ministros que les correspondan. Antes del jueves 31 tendrán que presentar las preguntas concretas para el miércoles siguiente.

El miércoles 6 se abriría la sesión del pleno con la comparecencia del presidente en funciones para dar cuenta de los Consejos Europeos. A continuación, serán las preguntas e interpelaciones a ministros. Pero, ningún miembro del Gobierno, incluido el presidente en funciones, intervendrá y solo se oirá la posición de los grupos parlamentarios en el hemiciclo.