El ‘número dos’ de Cifuentes cree que sería “un suicidio” no cambiar el PP

Garrido opina que los últimos resultados electorales obligan al partido a tomar decisiones

La corrupción ha "triturado" al PP, afirma el presidente de los populares andaluces

Cristina Cifuentes y Ángel Garrido el pasado 18 de marzo.

El consejero de presidencia y portavoz del gobierno madrileño, Ángel Garrido, cree que el PP necesita "cambiar". "Ha habido un PP que ha existido durante muchos años y en el que yo milito desde hace 25 años. Pero hay, porque tiene que haberlo, nuevas actitudes ante las reclamaciones que nos han hecho los ciudadanos. Sería verdaderamente suicida, si hemos visto en los diferentes comicios que no hemos obtenido los resultados de antes, no tomar ninguna decisión de cambiar", ha asegurado en una entrevista a Europa Press.

El partido perdió 3,6 millones de votos y 63 escaños en las pasadas elecciones generales del 20 de diciembre. Garrido opina que esos resultados les obligan a construir "un nuevo PP" con "mayor cercanía y transparencia y una lucha contundente contra la corrupción". El propio Mariano Rajoy ha admitido en numerosas ocasiones que los escándalos han hecho "mucho daño" al partido, aunque cuando se le ha preguntado por casos concretos, como el de la exalcaldesa valenciana Rita Barberá, siempre ha defendido las medidas anticorrupción tomadas en la pasada legislatura al tiempo que recordaba que muchos casos han quedado finalmente en nada porque las causas han sido archivadas.

"Triturados" por la corrupción

El presidente del PP andaluz, Juan Manuel Moreno, también considera que la corrupción "ha triturado" al partido y casos como el de Luis Bárcenas, Rodrigo Rato o Púnica han provocado que muchos de sus tradicionales votantes les hayan dejado por otras siglas. "Es evidente que tenemos que hacer un esfuerzo para intentar controlar actuaciones que sean posiblemente irregulares. Cualquier mácula que tenga un posible candidato debe hacer que lo apartemos para evitar problemas de futuro".

El número dos de Cristina Cifuentes ha puesto a la presidenta madrileña como ejemplo de esa nueva actitud que cree que necesita el partido. "Cualquier persona con la que uno hable entiende que hay una nueva forma de hacer política en Cifuentes", ha dicho.La presidenta de la Comunidad de Madrid dirige también la gestora del PP madrileño desde la dimisión de Esperanza Aguirre y su secretario general Ignacio González. 

Garrido también revela que, pese a que en 2012 pidió, con Cifuentes, eliminar la referencia al "humanismo cristiano" en los estatutos del PP, hoy no lo volvería a hacer. "En aquel momento defendí esa enmienda porque entendía que los estatutos no deberían hacer referencia a las religiones porque forman parte del ámbito personal de cada uno. Y lo defendí empezando por explicar que yo mismo soy católico practicante. Pero si la inmensa mayoría de mi partido cree que estaba equivocado - se votó en contra-, seguramente lo estaba.