Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El terrorismo levanta unas horas la incomunicación de los partidos

Rajoy y Sánchez se reservan una interlocución bilateral especial frente a los demás participantes del pacto antiyihadista

Pedro Sánchez, Francisco Hernández Spínola, y Patricia Hernández, en su visita a las islas, este martes. EFE

El dramático atentado terrorista en Bruselas logró este martes levantar, al menos por unas horas o días, el bloqueo institucional ante la falta de Gobierno en España y romper los vetos de unos partidos políticos contra otros. Tras la matanza en la capital comunitaria se reanudaron las llamadas y reuniones para evidenciar la unidad frente a la barbarie. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, llamó al líder del PSOE, Pedro Sánchez, para poner de manifiesto que es su interlocutor principal en todos los terrenos. La comunicación con los demás líderes la asumió la vicepresidenta y se plasmó en el pacto antiyihadista.

El dolor, el espanto y la memoria es lo que movió este martes a los partidos políticos a establecer una tregua coyuntural en el enconado enfrentamiento que se traduce en el bloqueo desde hace tres meses para formar gobierno. Aunque hubo matices en los que se apreció la disputa política, en lo fundamental todos los partidos con representación parlamentaria y miembros del pacto antiyihadista aparecieron juntos. Las incomparecencias en esa reunión no fueron una novedad y se explican porque la propia gestación del pacto fuera en su día un asunto exclusivo del PP y del PSOE.

Podemos condena sin paliativos el terrorismo, pero prefiere estar en esa reunión como “observador” ya que tampoco fueron partícipes de los ingredientes de ese acuerdo. Esta actitud fue muy contestada este martes por Ciudadanos, cuyos líderes le reprocharon a Podemos y al Gobierno que acepten que el partido de Pablo Iglesias acuda con ese papel a esa cita.

Los promotores del pacto, PP y PSOE, no quisieron entrar este martes en ningún tipo de discusiones sino todo lo contrario. Tras varias semanas de incomunicación total y duros ataques, los interlocutores de ambas formaciones se concedieron al menos una tregua.

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, telefoneó por la mañana tras la matanza a Pedro Sánchez, líder del PSOE, poco antes de las 11.00 horas, después de tener un esbozo de los elementos del atentado. Hablaron apenas cinco minutos. No tenía duda el jefe de gobierno de que se trataba de un nuevo zarpazo “indiscriminado y brutal” del “fanatismo criminal” terrorista que antes ya atacó en Londres, París o en Madrid y que rechaza relacionar con ninguna religión. Ambos quedaron en mantener “los canales de comunicación abiertos” para todo lo que pudiera acontencer.

Se interrumpió así una incomunicación mantenida desde la bronca sesión de la fallida investidura de Pedro Sánchez del pasado 4 de marzo. Rajoy abogó entonces por “dejar enfriar” esa relación y esperar a ponerse en contacto con Sánchez después de Semana Santa para recuperar la negociación de un gobierno de gran coalición.

La breve charla de este martes no era para repetir reproches sino para reafirmar la estrategia de respuesta común. “Hemos decidido conjuntamente convocar la reunión de seguimiento del pacto antiterrorista”, escribía el PSOE en un comunicado oficial. De igual a igual. Los socialistas están dispuestos a ir hombro con hombro con el Gobierno en la lucha contra el terrorismo pero quieren reivindicar su papel y que se sepa. El líder del PSOE ya pidió a Rajoy tras los atentados terroristas de París de noviembre que reuniera a los otros partidos y les invitara a formar parte del acuerdo antiterrorista.

Tanto Rajoy como Sánchez quisieron poner de manifiesto este martes sus papeles de primer y segundo partido de España. El presidente en funciones trasladó en esta respuesta institucional al terror su esquema negociador —hasta ahora sin éxito— para formar una mayoría parlamentaria al llamar directamente solo a Sánchez. Con el resto de los líderes se comunicó la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y el portavoz parlamentario, Rafael Hernando.

“Hoy todos somos Bruselas y frente al terror tiene que primar la unidad y la libertad”, señaló Sánchez desde Canarias donde tenía varias reuniones de trabajo que interrumpió en señal de duelo. También lo hizo Rajoy, que sustituyó al final un acto de partido en Ayamonte (Huelva) por una declaración institucional de condena y moderación al recordar que la mayoría de las víctimas del terror yihadista son musulmanas.

Rajoy mantuvo contactos con el Rey, con el primer ministro belga al que ofreció colaboración e inteligencia policial, apareció en varias televisiones y desde Ayamonte agradeció “la responsabilidad y la lealtad de los distintos grupos políticos en España” y su disposición “a mantener el principio de la unidad de los demócratas” que consideró básico “para luchar y ser eficaces contra el terrorismo”. Luego se volvió a comprometer “a mantenerlos puntualmente informados”. Por la tarde se reunió el pacto.

Hoy al mediodía los partidos sellarán públicamente esta unidad frente al terrorismo al acudir a la convocatoria del presidente del Congreso, Patxi López.

Más información