Un testigo: “Hemos escuchado unos gritos de fondo diciendo que corriéramos”

El exjugador de baloncesto Juan Manuel López Iturriaga estaba en la zona de embarque cuando han estallado las bombas en el aeropuerto de Bruselas

El exterior del aeropuerto de Zaventem (Bruselas). REUTERS

El exjugador de baloncesto Juanma López Iturriaga estaba este martes en la zona de embarque del aeropuerto de Zaventem (Bruselas) cuando han estallado las dos bombas que han causado al menos una treintena de muertos. "No hemos oído nada raro hasta que, de repente, se han acercado a nosotros y nos decían que corriéramos", explica por teléfono.

Iturriaga está todavía en las pistas del aeropuerto esperando a que los evacúen. "Al principio nos dijeron que nos quedáramos en la zona de embarque, luego que la abandonáramos y ahora estamos aquí esperando a un autobús que nos recoja. Todo es muy confuso", comenta.

El exjugador de baloncesto del Real Madrid y ganador de una medalla de plata en los Juegos de Los Ángeles 84 estaba en Bruselas haciendo escala de un viaje que ha hecho con Unicef a Monrovia (Liberia). "No tenemos más información que la que leemos en Twitter o en Internet. Se me ha puesto mal cuerpo, pero miedo o pánico no hemos tenido. Lo que sí que me impresiona es estar tan cerca de un sitio en el que ponen una bomba".

Iturriaga afirma que incluso ha habido pasajeros a los que han sacado de los aviones que ya estaban rodando por la pista. Tal y como cuenta, hay decenas de personas que tienen mantas de la misma compañía aérea. "No tengo ni idea de lo que van a hacer con nosotros ahora. A las malas, si no nos facilitan una forma de volver a España, nos alquilaremos un coche", dice.

Juan Fernando López Aguilar, eurodiputado del Partido Socialista, estaba llegando al aeropuerto de Zaventem cuando se ha topado de bruces con el atentado. "Tenía que coger un avión a Riga y el taxista me ha dicho que le habían avisado de que había estallado una bomba y que no era ninguna broma", detalla por teléfono.

"He oído la bomba del metro perfectamente"

El político del PSOE ha ido inmediatamente después a su oficina del Parlamento Europeo para comprobar que todos sus compañeros estaban bien. Al poco de corroborarlo, ha estallado la tercera bomba en la estación de metro de Maalbeek. "La he oído perfectamente y se nos ha disparado la alerta. Solo se escuchan sirenas y helicópteros sobrevolando el cielo".

López Aguilar asegura que tiene la sensación, al tener prohibido por las autoridades salir del Parlamento, de sentirse bloqueado en una ciudad sitiada. "Estamos mandando un mensaje de bloqueo general y de medidas de seguridad extremas. Hay unidades militares patrullando los alrededores de los edificios comunitarios", afirma.

Antonio López-Istúriz, eurodiputado del Partido Popular, estaba de camino al Parlamento Europeo cuando se ha producido el atentado. Trabaja en la Comisión de Asuntos Exteriores y, según asegura, han mantenido la normalidad durante toda la mañana. "Lo mejor es no hacerles el juego. Todos mis compañeros y yo hemos guardado un minuto de silencio en la Comisión, pero ahora en breves votaremos un informe", subraya.

Más información