Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Errejón se mantiene distante y prolonga su silencio

El número dos de Podemos ha reducido su presencia pública desde la destitución de Sergio Pascual

Íñigo Errejón y Pablo Iglesias el pasado 15 de marzo.

El silencio de Íñigo Errejón, número dos de Podemos, se ha convertido en uno de los reflejos más elocuentes de la crisis que atraviesa el partido. El dirigente ha evitado pronunciarse sobre el cese de Sergio Pascual, su mano derecha, y ha optado por mantener un perfil bajo. Errejón ha hablado con Pablo Iglesias y ha mantenido contactos con el nuevo secretario de Organización, Pablo Echenique. Pero ha reducido su presencia pública y el fin de semana fue a Londres a impartir una clase magistral. Aún no ha cerrado este paréntesis de reflexión. 

Desde el pasado martes por la noche, Errejón, habitualmente muy activo en Twitter, solo ha enviado tres mensajes. Tras conocer la destitución de Pascual, se hizo eco de la despedida del secretario de Organización. Al día siguiente, retuiteó al portavoz de Podemos en la Asamblea de Madrid, José Manuel López, y el pasado viernes manifestó su apoyo a Rita Maestre, portavoz del Ayuntamiento de Madrid, calificando su condena de “castigo rancio, propio de otros tiempos”.

El responsable de la estrategia política de la formación no se pronunció sobre el nombramiento de Echenique como nuevo secretario de Organización, aunque el sector más próximo a él dentro de Podemos se congratuló por esa decisión. La elección del aragonés para ese cargo ha sido interpretada por todas las sensibilidades internas como la opción más transversal.

En cualquier caso, Errejón, que quedó debilitado orgánicamente tras la destitución de Pascual, decidió tomarse un tiempo para reflexionar y hasta evita contestar a otros dirigentes políticos, como aseguró este lunes Alberto Garzón, diputado de IU. Esta ausencia de los focos se prolongará previsiblemente a lo largo de la Semana Santa, aunque en el partido recuerdan que en estas fechas todos los dirigentes relajarán el ritmo para descansar algunos días, incluido el propio Iglesias.

Con Iglesias, Errejón no ha perdido el contacto desde que estallara la crisis en la dirección de Podemos en la Comunidad de Madrid, hace dos semanas. Los dos han estado hablando, sobre todo de la estrategia del partido para negociar con el PSOE, y de la próxima reunión entre Iglesias y el secretario general de los socialistas, Pedro Sánchez. Este lunes, Echenique aseguró que había intercambiado con Errejón algunos mensajes de Telegram y que habían quedado en conversar por teléfono.

“Un pilar”

Tanto Echenique como Tania Sánchez, diputada de Podemos por Madrid, minimizaron la ausencia de Errejón tras unas semanas de exposición diaria en los medios. “Me consta que Íñigo está trabajando como habitualmente. No creo que esté desaparecido”, señaló Echenique. 

“Hay veces en las que no hay que tener el foco encima y debería de ser respetable. No tengo dudas de que cuando vuelva a hablar con los medios estará más fuerte políticamente. Seguirá siendo un pilar fundamental”, recalcó Tania Sánchez.

El llamado sector errejonista empezó a chocar con los afines a Iglesias a raíz de un problema organizativo en la cúpula madrileña. Tras una cascada de dimisiones, el líder de Podemos decidió zanjar ese conflicto con la destitución de Pascual. Tres días después ya tenía sustituto. El fin de semana, las tensiones aún no habían remitido, aunque todos confían en la escenificación de unidad tras unos días de descanso.

Más información