Selecciona Edición
Iniciar sesión

Sánchez intentará la abstención de Iglesias sin romper con Rivera

El líder de los socialistas se da hasta el 23 de abril para negociar su investidura

Pedro Sánchez, el presidente canario, Fernando Clavijo, y la vicepresidenta, Patricia Hernández.

El acuerdo del PSOE con Ciudadanos es “firme” pero no exclusivo sino abierto “al resto de partidos”. En esta declaración de Pedro Sánchez subyace el difícil intento de compatibilizar el pacto con  Albert Rivera con la búsqueda de un entendimiento con Pablo Iglesias, ya sea para obtener el sí a su investidura o para su abstención. Sin mucha esperanza, el PSOE mantendrá conversaciones con otros partidos hasta el límite posible, en torno al 23 de abril, ya que el 2 de mayo se convocarán elecciones si no hay presidente. La preparación de la entrevista entre Sánchez e Iglesias se desarrolla con dificultad.

Aunque para muchos dirigentes del PSOE, tanto cercanos como distantes a Sánchez, las posibilidades de forjar una mayoría parlamentaria se antojan casi imposibles, desde el partido se asegura que no tirarán la toalla “hasta el último minuto”. Nadie en el PSOE le niega al líder socialista que continúe adelante y quienes no están de acuerdo no alzan la voz para decirlo. Así, él y su equipo siguen adelante en esta segunda fase, superada ya la investidura fallida, que consiste en mantener el acuerdo con Ciudadanos, acercarse a Izquierda Unida y al PNV y tratar de convencer al líder de Podemos, Pablo Iglesias, de que permita un Gobierno de Sánchez por acción u omisión.

La colaboración de Podemos siempre fue de la máxima relevancia aunque Sánchez nunca se quiso atar en exclusiva al partido de Iglesias. La difícil operación de trascender “derecha e izquierda” y quedarse en un acuerdo entre “las fuerzas del cambio” es en la que ahora está el socialista. No será fácil tan siquiera calibrar si hay posibilidades de diálogo dada la dificultad que existe para acordar una reunión entre los líderes del PSOE y de Podemos.

Laboriosos preparativos

Las próximas fechas clave del calendario

23 de abril. Ante la necesidad de que el Rey convoque una nueva ronda de consultas antes de proponer a un nuevo candidato, el 23 de abril es la última fecha que el PSOE baraja para alcanzar un acuerdo.

2 de mayo. Después de dos meses desde la primera votación de investidura para elegir presidente del Gobierno, el 2 de mayo se disolverán las Cortes y el 3 se publicará el decreto de convocatoria

26 de junio. Si fracasan las negociaciones, el 26 de junio se celebrarán las elecciones

Hace una semana, Iglesias envió un mensaje a Sánchez para emplazarle a mantener un encuentro, que el interpelado aceptó. Desde entonces y con la máxima discreción personas escogidas por ambos, fuera de la nomenclatura jerárquica del partido, preparan la entrevista. Anoche mismo, fuentes conocedoras de estos preparativos, reconocían que “se avanza con dificultad”. El hecho de que la mera entrevista entre ambos políticos pueda estar en entredicho o se demore hasta después de la Semana Santa indica la complejidad de la relación entre las dos formaciones.

Los problemas no están en cuestiones concretas ya que los dos líderes no discutirán sobre un temario, que dejarían en manos de los equipos negociadores. Las objeciones están en el planteamiento general que pueda hacer tanto Sánchez como Iglesias. Si el segundo exige la ruptura con Ciudadanos y echar en saco roto el documento programático firmado por Sánchez y el líder de Ciudadanos, es difícil que se celebre la reunión. Tampoco tiene sentido llevarla a cabo si Iglesias insiste en ser vicepresidente del Gobierno, señalan en el PSOE. Las fuentes informantes aseguran que mantener el pacto con Ciudadanos no impide llegar a acuerdos con Podemos sobre cuestiones programáticas. No se trata de sustituir sino de “añadir”, señalan desde el equipo negociador.

El documento que el PSOE envió a Podemos como réplica al suyo puede ser aceptado por Ciudadanos, según la visión de los socialistas. Sánchez, entre tanto, insiste en que es posible el pacto a varias bandas, como apuntó este lunes tras reunirse con el presidente de Canarias, Fernando Clavijo, de Coalición Canaria, que apoya la investidura del socialista. Si este gobierna en España tendrá muy en cuenta “la agenda canaria”, según se comprometió. El PSOE entró en el Ejecutivo canario y obtuvo una vicepresidencia, que ostenta Patricia Rodríguez. “Cuando me reúna con Iglesias le diré que hay que acabar con el bloqueo institucional que está perjudicando a millones de españoles”, anticipó el secretario general socialista.

Cospedal pide menos vetos y más respeto a los votos

La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, volvió a culpar este lunes al líder socialista, Pedro Sánchez, del “bloqueo político” que sufre el país tres meses después de las elecciones. “Que termine ya con los vetos y demuestre que cree en los votos”, declaró la número dos del partido pidiendo al PSOE que permita gobernar a la lista más votada y se sume a la gran coalición.

Mariano Rajoy ha decidido “enfriar las cosas” y no piensa llamar a Sánchez hasta después de Semana Santa. Rajoy sabe que las posibilidades de llegar a un acuerdo con el líder socialista son prácticamente nulas. “Sánchez está dispuesto a formar el gobierno más radical de la historia de España pese a haber perdido las elecciones”, dijo Cospedal.