Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Iglesias trata de cerrar las heridas y recuperar la paz

El nombramiento de Echenique como nuevo secretario de Organización de Podemos es un llamamiento a la paz tras la semana más dura para el partido emergente

Pablo Echenique, Pablo Iglesias e Íñigo Errejón, en una asamblea de Podemos en 2014.

El nombramiento de Pablo Echenique como nuevo secretario de Organización de Podemos, anunciado el viernes por Pablo Iglesias, es un llamamiento a la paz tras la semana más dura para la formación. La destitución de Sergio Pascual, mano derecha de Íñigo Errejón, abrió una grieta entre distintos sectores, y la decisión de confiar la estructura de esta fuerza al exeurodiputado busca, de alguna manera, cerrar las heridas. Señalado como “hombre de consenso” por las distintas familias de Podemos, Echenique asegura que intentará garantizar la pluralidad de voces y el protagonismo de las bases.

Podemos nació de sus bases y círculos, y su mayor crisis se generó, hace dos semanas, precisamente a raíz de un conflicto relacionado con su presencia territorial. Fue en la Comunidad de Madrid, donde dos sectores chocaron por sus diferencias sobre el proyecto del líder regional, Luis Alegre, próximo a Pablo Iglesias, dando pie a una cascada de dimisiones. Diez cargos afines al número dos, Íñigo Errejón, y a Sergio Pascual, número tres, renunciaron y criticaron abiertamente la gestión de Alegre. La tensión comenzó en ese momento a repercutir en la dirección nacional. A pesar de eso, sus principales dirigentes se emplearon en negar divisiones y en culpar al PSOE de intentar dividir a Podemos en pleno proceso de negociaciones para la investidura de Pedro Sánchez.

No obstante, algo sucedió en la cúpula, y finalmente Pascual acabó cargando con la responsabilidad de las crisis territoriales que atraviesa la formación no solo en Madrid, sino también en Cataluña, en Galicia y en Cantabria, donde los órganos están en una situación de interinidad, y en Euskadi y La Rioja, donde se acaban de celebrar primarias.

Asumir responsabilidades

Iglesias decidió destituir al secretario de Organización el pasado martes, tras el pleno del Congreso. Horas antes de la decisión había lanzado un aviso en una carta dirigida a la militancia: “No debemos volver a cometer errores como este y deberán asumirse las responsabilidades”.

Pablo Iglesias, que según su entorno está muy afectado por lo ocurrido y preocupado por el partido, optó por solucionarlo con celeridad. Llamó a Echenique, que hasta hace un año era una de las mayores voces críticas de Podemos, y le ofreció ocupar la secretaría de Organización, una decisión que deberá ser refrendada por el consejo ciudadano. La elección de Echenique intenta poner de acuerdo a todos: a los llamados pablistas y errejonistas, e incluso a Izquierda Anticapitalista (IA) y a dirigentes como la líder andaluza, Teresa Rodríguez, que celebró el nombramiento recordando que ambos compitieron con Iglesias en la asamblea fundacional de Vistalegre. “Tener a alguien con quien compartes modelo organizativo postulado al lugar desde donde hacerlo posible es una satisfacción”, escribió en Twitter.

Más información