Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Diputados de IU, ERC y En Comú, contra la Ley de Amnistía en Venezuela

Los parlamentarios discrepan de que existan presos políticos en ese país

El portavoz de ERC en el Congreso, Joan Tardà. (EFE)

Un día después de que Ciudadanos, PP y PSOE escenificaran su apoyo a los opositores venezolanos en el Congreso, diputados de Izquierda Unida, Esquerra Republicana de Cataluña y En Comú Podem mantuvieron una reunión en la Cámara baja con parlamentarios del Gran Polo Patriótico, la coalición de partidos que lidera Nicolás Maduro. En la cita, celebrada el jueves y en la que también participó el embajador de Venezuela en España, Mario Isea Bohórquez, cuya oficina diplomática ha informado del encuentro, los diputados españoles censuraron la Ley de Amnistía que la oposición venezolana tramita en la Asamblea, a la que califican de "fraude a la democracia" y de la que consideran que "atenta contra los derechos humanos". La norma beneficiaría a 78 presos políticos en ese país, entre ellos al exalcalde del municipio de Chacao Leopoldo López, encarcelado desde hace más de dos años. Los parlamentarios españoles discrepan de que existan presos políticos en Venezuela.

La Ley de Amnistía se ha convertido en uno de los objetivos prioritarios para la oposición venezolana después de la rotunda victoria que obtuvieron en las elecciones del pasado 6 de diciembre, lo que les ha permitido tener el control de la Asamblea Nacional, el Parlamento de Venezuela, por primera vez en 17 años. Sin embargo, la derrota no ha sido bien digerida por el Gobierno de Nicolás Maduro, que ha tratado de recurrir ante el Tribunal Supremo, controlado por el chavismo, la mayoría de decisiones adoptadas por el nuevo Parlamento. Ello ha desembocado en un choque de poderes que recrudece la crítica situación por la que pasa Venezuela.

La reunión con los diputados españoles se celebró a petición de los representantes venezolanos y acudieron Sol Sánchez, de IU-Unidad Popular; Joan Tardá, portavoz de ERC; y Joan Mena, de En Comú Podem, la alianza catalana de Podemos. Como miembros de la Comisión de Exteriores recibieron a los diputados venezolanos Aloha Núñez y Edwin Rojas, del Gran Polo Patriótico, que se encuentran de gira por Europa explicando "los crímenes que pretende dejar impune la oposición venezolana con la pretendida ley", señala en su comunicado la embajada.

Los parlamentarios venezolanos "les explicaron algunos de los 50 delitos tipificados en la legislación venezolana, desde terrorismo, pasando por narcotráfico, estafa inmobiliaria, estafa bancaria, corrupción, hasta violaciones y otros delitos comunes, que quedarían impunes con la llamada Ley de Amnistía", apunta el texto de la embajada, que también dice que les enseñaron el texto de la ley para que pudieran revisarlo. La lectura de la ley no ofrece, sin embargo, las mismas conclusiones, informa Alfredo Meza. La norma pretende amnistiar, por una parte, a todas aquellas personas que, en medio de manifestaciones políticas, cometieron delitos previstos y sancionados en las leyes venezolanas. Por la otra, también pretende liberar a quienes fueron víctimas de procesos judiciales amañados y en circunstancias que hayan restado confiabilidad a la administración imparcial de justicia.

Los tres diputados españoles han confirmado a EL PAÍS su asistencia y las declaraciones que les atribuye la nota de la embajada.

El portavoz de ERC, Joan Tardá, considera que la Ley de Amnistía "es un gran fraude a la democracia". "Realmente es patético que aquellos que se llaman demócratas y que acusan a los demócratas de no actuar como demócratas, presenten un proyecto de ley que no solamente es un fraude, sino que además significa entronizar la violación sistemática de los derechos humanos, en caso de ser aprobada. Porque hacer una ley a la carta, al servicio de unos delincuentes, me parece que no tiene que ver con un Estado de derecho", apunta.

Preguntado por si existen presos políticos en Venezuela que deberían ser excarcelados, el republicano contesta a EL PAÍS que "en un Estado democrático como Venezuela no se pueden aceptar hechos de bandidaje a costa de la legalidad de la República". Tardá no cree que el líder opositor Leopoldo López sea, además, un preso político: "No es cosa mía, pero el régimen de Venezuela es democrático y funciona por reglas democráticas". López, condenado a más de 13 años de cárcel, es un preso "de conciencia", según Amnistía Internacional.

Joan Mena, diputado de En Comú Podem, considera también que la Ley de Amnistía propuesta por la oposición venezolana "es un intento de la derecha venezolana en connivencia con las derechas latinoamericanas de institucionalizar el delito". "Es lo que pretende la oposición en Venezuela al perdonar delitos tan graves como el narcotráfico, la violación, delitos comunes, que son reconocidos por la normativa legal venezolana", añade. El parlamentario también responde a EL PAÍS sobre los presos políticos que "el Gobierno venezolano es legítimo y democrático, elegido en elecciones" y que cree que Leopoldo López "no es un preso político", aunque no tiene "todos los datos". En todo caso, se muestra contrario a su excarcelación. "No estoy de acuerdo con su liberación", zanja.

También la representante de la coalición de izquierdas IU-UP, Sol Sánchez, entiende que la propuesta de ley "atenta contra los derechos humanos, contra el propio Estado de derecho y los tratados de Derecho Internacional". "Quienes se pronuncian a favor es que no la han leído, porque amnistía también delitos de tráfico de drogas, financiación del terrorismo o utilización de menores en la comisión de delitos", explica a este periódico. "No hace falta estar del lado del régimen chavista, hace falta leerse las cosas", entiende. La diputada añade que "hay una diferencia entre un político preso y un preso político" y que López "ha sido ya beneficiado de una amistía".