Alegre no se plantea dimitir y se siente respaldado

El líder del partido en Madrid aprovechó para criticar a los dimitidos

Luis Alegre, secretario general de Podemos. JUANJO MARTÍN (EFE) / ATLAS

El secretario general de Podemos en Madrid, Luis Alegre, descartó el miércoles dejar el cargo o asumir alguna responsabilidad política por la dimisión de un tercio de los miembros del consejo ciudadano la semana pasada, entre ellos el secretario de Organización, con duras críticas contra su gestión. La crisis madrileña se ha acabado cobrando la cabeza del número tres del partido, Sergio Pascual, próximo a Errejón, pero no la del líder en Madrid, hombre de confianza de Pablo Iglesias. “No me planteo nada que no sea seguir trabajando”, dijo Alegre a los periodistas en un receso del consejo ciudadano (órgano de dirección regional) al que no asistieron los dimitidos.

“Este no es el momento de seguir mirándonos el ombligo”, defendió Alegre como argumento. ¿Se siente con la confianza del órgano?, se le preguntó. “Por supuesto”, contestó. El líder del partido en Madrid aprovechó para criticar a los dimitidos por haber preferido dejar el cargo antes de esa reunión, convocada, incidió, con anterioridad a las bajas, precisamente para discutir las discrepancias internas. “Estamos trabajando con total normalidad en el marco de este consejo, nos habría gustado contar con la opinión de compañeros y compañeras que decidieron no participar en este órgano. Es el momento de sacar el trabajo adelante”, afirmó “No puedo dejar de lamentar que estos compañeros hayan decidido no tomar parte en este consejo ciudadano que estaba convocado con anterioridad a las dimisiones”, abundó Alegre.

El líder regional sostuvo que el conflicto solo responde a “dificultades organizativas” y en ningún caso “a ningún tipo de cuestión política”. No obstante, concluyó, esos problemas no son “lo que preocupan a los ciudadanos”.