Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
CARTA ABIERTA AL CONSEJO EUROPEO

“Actúen ya para detener este sufrimiento”

El resultado de la crisis de los refugiados va a determinar si el proyecto europeo tiene continuidad como lo conocíamos, basado en la solidaridad y el respeto a la dignidad humana

En los últimos años, en las sucesivas crisis de toda índole en las que se ha visto inmersa la Unión, han sido muchas las citas del Consejo Europeo calificadas como trascendentales. Sin duda, la de esta semana lo es. Su resultado va a determinar si el proyecto europeo tiene continuidad como lo conocíamos —basado en unos valores comunes de “solidaridad” y de “respeto a la dignidad humana” como recogen los Tratados—.

Los términos del posible acuerdo entre la UE y Turquía conocidos a través de la declaración del pasado 7 de marzo nos muestran a las claras que vivimos una de las horas más bajas de nuestra reciente historia común. Un acuerdo tal sería de dudosa legalidad, de dudosa eficacia y de dudosa moralidad, y acarrearía perversas consecuencias sobre personas con derecho a reclamar nuestra protección. 

Llegados al lamentable punto en el que estamos, no caben más excusas ni más incumplimientos. Actúen ahora:

1.- Establezcan vías seguras, legales y reguladas para la llegada de demandantes de asilo. Son en gran medida las decisiones de la UE las que están forzando a cientos de miles de personas a embarcarse en la travesía migratoria más mortal del mundo. Si hubiera una opción segura, las personas no necesitarán acudir a los traficantes.

2.- Desplieguen, de una vez por todas, una respuesta humanitaria mínimamente digna, a la altura de nuestras capacidades, y que contemple atención específica a las necesidades de los más vulnerables: niños, mujeres y personas dependientes. En muchos casos, no estamos cumpliendo en territorio de la UE con estándares mínimos que se respetan en países en vías de desarrollo cuando gestionan crisis de desplazados incluso de mayor dimensión.

3.- Cumplan y hagan cumplir sus propias decisiones, en particular en cuanto al reasentamiento de refugiados. Estamos dando una imagen lamentable. No solo somos insolidarios sino también incompetentes. ¿Dónde queda nuestra credibilidad? El Programa de Reubicación y Reasentamiento debe cumplirse en su máxima extensión, ampliado y convertido en obligatorio.

Estas tres medidas de urgencia atienden solo lo inminente. Por supuesto, el futuro de la UE requiere también el desarrollo de acciones igualmente imprescindibles en el largo plazo: una verdadera estrategia común sobre migración que contemple todas las perspectivas del fenómeno, desde el asilo a la inmigración económica, y una política exterior común digna de ese nombre. En otras palabras, deben ustedes hacer lo contrario de lo que han hecho hasta ahora: cumplir con sus obligaciones legales, políticas y morales. Europa no puede abdicar de sus principios y responsabilidades. Europa es algo más que ese frío punto intermedio entre los respectivos miedos electorales de índole nacional que se conjugan en el Consejo Europeo.

Actúen ya para detener este enorme sufrimiento humano. Para eso también se sientan ustedes en ese Consejo.

Elena Valenciano es eurodiputada socialista.