Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Alberto Garzón anuncia su candidatura para liderar IU

El portavoz parlamentario de la coalición se postula oficialmente. Competirá con los periodistas Teresa Aranguren y Tasio Oliver

El diputado de Izquierda Unida Alberto Garzón. EL PAÍS

El portavoz parlamentario de Izquierda Unida, Alberto Garzón, ha anunciado este miércoles oficialmente que se presentará para liderar el partido, que renueva su dirección por primera vez por primarias en la XI Asamblea federal que se celebra este próximo mes de junio. Garzón, que ya fue el candidato a las pasadas elecciones generales y viene de facto desempeñando el liderazgo de la formación, aspira a suceder a Cayo Lara en el puesto de coordinador general. Competirá con la periodista y escritora Teresa Aranguren y con el alcalde de Castilleja de Guzmán (Sevilla) y también periodista Tasio Oliver, ambos cabezas de lista de la candidatura que presenta Izquierda Abierta, el partido integrado en la coalición de izquierdas cuyo portavoz es Gaspar Llamazares.

Garzón se ha felicitado de tener en esta ocasión competidores, dado que las primarias para la candidatura a las generales las ganó sin oponentes. El método adoptado por primera vez en la coalición de izquierdas es una de las novedades de una asamblea "ordinaria en las formas pero extraordinaria, tanto por la situación del país como por los debates que enfrentamos sobre la propia organización", como señala el documento interno de organización del cónclave. El partido afronta la reflexión decisiva de qué espacio ocupar tras la aparición de Podemos y de cómo relacionarse o aliarse con el partido de Pablo Iglesias. Todo ello, con el objetivo de fondo de caminar hacia un sujeto político más amplio que IU.

El diputado de IU, economista, quiere caminar hacia una nueva formación política que deje atrás una estructura rígida y burocrática y que rompa con la llamada vieja guardia. Una organizaci;on que buscaría de nuevo tejer alianzas electorales con Podemos, pero desde su independencia. En ningún caso se trataría de integrarse en el partido de Pablo Iglesias, sino que volverán a intentar candidaturas conjuntas desde la colaboración de igual a igual y manteniendo la autonomía. Pretende un partido más flexible y participativo, que recoja “lo mejor del movimiento obrero y de la democracia radical”.

Aranguren y Oliver, por su parte, compartirán la portavocía de un proyecto que rechaza la "podemización" de IU y que reclama medidas para avanzar en la democracia de la formación. Entre sus propuestas, plantean cambiar los estatutos para dotarse de portavocías compartidas como las que ellos mismos quieren protagonizar (que corresponden a la combinación de mujer y hombre; veteranía y juventud); establecer herramientas que permitan la consulta recurrente a la militancia; pautar métodos de representatividad positiva más justa en los ámbitos generacional, de género, territorial y en lo que se refiere a la pluralidad, y listas abiertas para elegir a los órganos de dirección. La comisión que prepara la Asamblea manejó la idea de adoptar listas cerradas, lo que la candidatura de Izquierda Abierta califica de "podemización", dado que en el caso de las primarias a la dirección de Podemos el sistema fue parecido.

Los casi 30.000 militantes de IU elegirán por votación online y presencial al candidato a coordinador general, un puesto que ocupa ahora Cayo Lara. Hasta ahora, IU seguía un sistema de voto por delegados que elegían a los miembros del Consejo Político (máximo órgano de dirección) quienes elegían a su vez al coordinador. El método adoptado ahora abre la participación al máximo y es diferente al del PSOE porque extiende el voto directo también a los documentos políticos. Cada candidato a liderar IU deberá presentar una lista con su equipo y una "ponencia" o propuesta política. La votación se desarrollará del 27 de mayo al 5 de junio, antes de que se celebre la asamblea, el 3,4 y 5 de junio. El objetivo es tratar de llegar a la cita con los deberes hechos y la negociación de listas y equipos concluida, con el fin de que la asamblea sea fundamentalmente un lugar de debate y reflexión política.

La XI Asamblea de IU no es, sin embargo, el punto final en la "metamorfosis" de la coalición que quiere llevar a cabo el entorno del diputado Alberto Garzón. Se trata de un tránsito hacia el siguiente paso y objetivo final: un espacio político superador de IU en el que se encuentre con otras formaciones y colectivos. "El futuro de IU lo deciden los militantes de IU y el futuro de un espacio o ámbito más amplio de la izquierda social y política de carácter alternativo lo decidirán quienes se impliquen de una forma u otra en este proceso", señala el documento aprobado en el último Consejo Político de la formación.