El CSN difundirá los informes que cuestionan el almacén nuclear

Los análisis de los suelos fueron declarados confidenciales por el Consejo de Seguridad Nuclear

Obras en los accesos a la parcela destinada al ATC de Villar de Cañas (Cuenca).

El Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) ha accedido a difundir los informes que había declarado confidenciales y que ponían en duda la calidad de los terrenos elegidos para levantar el almacén para residuos radiactivos de Villar de Cañas (Cuenca). El Consejo de Transparencia y Buen Gobierno emitió el 24 de febrero una resolución en la que instaba al supervisor a levantar el secreto sobre estos documentos. El CSN tenía 15 días para contestar y, si no quería hacer caso a esa resolución, podría haber pleiteado, algo que no hará finalmente.

Para desbloquear estos informes será necesario que se pronuncie el pleno del CSN, que está formado por cinco miembros (tres del PP y dos del PSOE). Un portavoz oficial no ha aclarado este martes si este asunto se abordará durante la reunión ordinaria del pleno que se celebra este miércoles o se dejará para la siguiente. Dentro de este órgano de decisión la mayoría de los miembros se inclina por hacer caso al Consejo de Transparencia y difundir los informes sobre el Almacén Temporal Centralizado (ATC).

Tras conocerse la resolución en la que se instaba al supervisor a difundir estos informes críticos con el emplazamiento, la presidencia del CSN se puso en contacto con el responsable en España de la asociación Transparencia Internacional, Jesús Lizcano. Esta asociación ha sido la que ha forzado al CSN a hacer públicos los estudios. Se trata de los informes sobre la geotecnia y la hidrogeología del emplazamiento designado en Villar de Cañas y el análisis realizado por la consultora externa URS sobre las condiciones de los suelos. Esta consultora indicaba en uno de sus escritos que "el emplazamiento previsto" para el ATC "es inadecuado".

La resolución del Consejo de Transparencia obligaba al CSN a trasladar esos estudios a la asociación que preside Lizcano, que primero intentó que este organismo le facilitara esos informes. Ante la negativa del CSN, acudió al Consejo de Transparencia, encargado de fiscalizar el cumplimiento de la reciente ley de Transparencia. Finalmente, este consejo dio la razón en parte a la asociación de Lizcano (hay otros informes que no se desbloquearán).

Contenido

Lizcano ha señalado a EL PAÍS que la presidencia del CSN ya le ha informado de que se le facilitarán los estudios a los que hace referencia la resolución del 24 de febrero. "Pero tenemos que ver cuándo se nos dan y el contenido exacto", ha añadido el presidente de la asociación Transparencia Internacional.

La dirección del CSN decidió en su día declarar confidencial todo el expediente del ATC, un almacén ideado para albergar en un solo lugar todos los residuos de las nucleares de España, que ahora guarda cada central en sus instalaciones. Pero cuando se empezaron a analizar los suelos elegidos —una parcela a las afueras del municipio conquense de Villar de Cañas—, surgieron dudas sobre la calidad de los terrenos entre algunos técnicos del CSN y de URS, la empresa externa contratada por este organismo. Pero el pleno del CSN decidió conceder la autorización de emplazamiento a pesar de esas interrogantes al entender que pueden solucionarse durante la construcción. Esa autorización es el primero de los permisos que debe recibir esta infraestructura millonaria, que no ha comenzado a construirse.

Villar de Cañas fue la elegida a finales de 2011, cuando el PP controlaba el Gobierno central y el Ejecutivo de Castilla-La Mancha. Cuando el PSOE ha vuelto a gobernar la Junta ha ampliado un espacio natural cercano para bloquear la construcción del ATC, que permanece ahora en el limbo.

En su resolución, el Consejo de Transparencia mostraba su sorpresa ante que el emplazamiento para el silo fuera elegido sin que estén concluidos todos los análisis sobre de los terrenos de Villar de Cañas.

Sobrecostes por los terrenos

Durante el proceso de análisis del emplazamiento, el Colegio Oficial de Geólogos alertó ya de que las carencias de los suelos podrían producir “grandes sobrecostes en las obras de construcción del ATC”. Y criticó que se eligiera el lugar por criterios “fundamentalmente políticos”.

Las mismas dudas expresaron los técnicos del área de geología del CSN, que en una nota interna apuntaron a que las “características desfavorables” del lugar podrían hacer que se incrementaran los recursos necesarios para construir el ATC.