El PP abre expediente a Barberá y a todo su equipo en Valencia

El partido nombra un instructor para investigar qué ha pasado en el grupo municipal

La senadora Rita Barberá, este martes. FOTO: LUIS SEVILLANO / VÍDEO: ATLAS

El PP ha abierto expediente informativo por primera vez en su historia de manera global a un grupo de dirigentes, unos 50 militantes encabezados por Rita Barberá y todo su equipo de concejales y asesores en Valencia. El comité de garantías del partido les citará ahora para exigirles explicaciones a Barberá y los demás investigados judicialmente por el caso Taula, de presunta financiación ilegal, porque no les convencen ni sus argumentos ni su negativa a declarar ante el juez. La situación de Barberá ha evidenciado las discrepancias por primera vez en público de Rajoy y sus nuevos portavoces ante la corrupción.

La dirección nacional del PP ha esperado por un lado hasta la apertura del secreto del sumario del caso Taula y, por otro, hasta ver cómo actuaba Barberá y su equipo en el Ayuntamiento de Valencia que gobernó durante 24 años para anunciar su primer expediente conjunto contra una organización interna en el partido. El vicesecretario de Organización, Fernando Martínez-Maillo, dedicó toda la noche y madrugada del domingo al lunes a leer con detalle los 1.000 folios del sumario y no daba crédito a lo que leía. Las conversaciones grabadas por orden judicial le revelaron una actitud y unos comportamientos “inaceptables” para unos dirigentes políticos, como admitió anoche al anunciar la apertura del expediente previo a cualquier sanción.

El PP nombrará ahora un instructor para citar, tomar declaración y proponer medidas contra los cargos afectados, que se calculan sobre medio centenar. Barberá estará entre los llamados, pese a que este martes afirmó sentirse respaldada por la dirección de su partido.

"El expediente afecta a mucha gente que forma parte de ese procedimiento judicial, no solo a Rita Barberá", ha declarado Maillo en los pasillos del Congreso. Eso sí, ha señalado que esta decisión está tomada desde la mañana de este martes y que se lo había comunicado ya él mismo por teléfono a la exregidora de Valencia. El PP calcula que el número de afectados podría elevarse sobre el medio centenar y apuesta por iniciar las declaraciones del instructor con los implicados de inmediato.

La apertura del expediente se ha producido horas después de que la propia Barberá aceptara el ofrecimiento que el lunes le planteó el juez del caso Taula de declarar ante él voluntariamente. "El cómo y cuándo es un tema a estudiar", ha matizado la senadora en la sede del PP valenciano, donde ha comparecido sola ante los medios de comunicación horas después de que el Juzgado de Instrucción número 18 de Valencia haya levantado el secreto de la causa por presunto blanqueo de capitales en el Grupo Popular del Ayuntamiento.

Barberá ha recordado, en todo caso, que "la carga de la prueba recae sobre el que acusa y no sobre el que tiene que defenderse". Y dichas pruebas, ha añadido la líder popular, no deben ser "suposiciones ni pinchazos telefónicos que utilizan el nombre de terceras personas en vano". "¿Está claro? La carga de la prueba se la lleva quien acusa", ha añadido tras subrayar que "absolutamente nadie" del PP le ha pedido que dimita como senadora y que, por tanto, renuncie a su condición de aforada. "No he cometido ningún delito y no voy a dimitir".

Fernando Martínez-Maillo, el número tres de hecho del PP, no ha querido relacionar este expediente a Barberá y todo su equipo en la ciudad de Valencia durante años con la exposición que la propia exalcaldesa ha hecho esta mañana. Ni tampoco con el debate interno que se ha abierto públicamente en el PP entre Rajoy y Dolores de Cospedal, que han ofrecido un mensaje más conciliador a Barberá, y los vicesecretarios que se han mostrado indignados y han admitido que sus explicaciones habían resultado "claramente insuficientes". Maillo se ha limitado a considerar que en el partido hay dirigentes con opiniones "individuales y personales", pero que lo importante y "muy positivo" era que Barberá hubiera decidido "dar la cara" al indicar que colaborará e irá a declarar ante el juez.

El PP ha señalado que pretende actuar con "prudencia, contundencia y la mayor rapidez posible" ante esta investigación interna, según ha ratificado Maillo, que ha manifestado que esta actuación no será una maniobra o "un instrumento de dilación".

Más información