Tres guardias civiles detenidos por introducir hachís desde Ceuta

La operación se ha saldado con una veintena de arrestos y cinco toneladas incautadas

 POLICÍA NACIONAL

Tres guardias civiles y otras 17 personas han sido detenidos en una operación contra el tráfico de hachís. Agentes del Cuerpo Nacional de Policía han desarticulado una organización que introducía enormes cantidades de esta sustancia desde Ceuta. Se han incautado más de cinco toneladas. Los arrestados negociaban con proveedores marroquíes la compra del hachís, que almacenaban en Ceuta antes de introducirlo en la Península en camiones con doble fondo y en lanchas semirrígidas. 

Según un comunicado de la policía, la organización tenía establecida una ruta de transporte, almacenamiento, venta y distribución que afectaba a cinco ciudades españolas. Las investigaciones comenzaron hace un año, cuando los agentes tuvieron conocimiento de un grupo que vendía hachís en Madrid y en varias ciudades del norte de España. Los agentes relacionaron a esta banda con una organización mayor, "altamente estructurada y afincada en Huelva, que les abastecía de esta sustancia". Los miembros de este segundo entramado empleaban empresas de importación y exportación para enviar diferente mercancía a Ceuta de manera legal. "Todo ello con el propósito de ocultar su verdadera actividad ilícita, el tráfico de hachís a gran escala", según los expertos.

Tras las investigaciones, los policías determinaron que los miembros de la organización asentados en la provincia onubense se dedicaban a negociar con proveedores marroquíes la adquisición de la droga. Posteriormente, la almacenaban en Ceuta antes de introducirla en España en camiones con doble fondo y en lanchas semirrígidas.

La operación policial se ha desarrollado en cuatro fases desde el pasado enero. En la primera, los agentes interceptaron un camión procedente de Ceuta en el Puerto de Algeciras en cuyo remolque, en un doble fondo, ocultaba más de dos toneladas de hachís. Además, en la cabina del vehículo se hallaron dos placas de matrícula dobladas, con el objetivo de sustituirlas por las originales una vez superado el control. En la segunda fase, se aprehendieron otras tres toneladas y, en la tercera, se interceptó una lancha semirrígida que se disponía a recoger cuatro fardos de hachís en costas ceutíes. En la última fase, los agentes realizaron varias entradas y registros, en las que se incautaron de más de 40.000 euros en efectivo, tres armas de fuego, abundante documentación, teléfonos móviles y nueve vehículos, entre otros.