Baltar alega motivaciones políticas en la denuncia por acoso sexual

El presidente del PP de Ourense se niega a aclarar ante la juez si la voz de las grabaciones que habla de cambiar notas en pruebas de la Diputación es la suya

El presidente de la Diputación de Ourense entra en los juzgados para declarar.

El presidente del PP y de la Diputación de Ourense, José Manuel Baltar, atribuye a motivaciones políticas la denuncia presentada contra él por una extrabajadora de la institución provincial y del PP de Ourense que lo acusa de haberle ofrecido, en el año 2010, una plaza fija en la institución entonces presidida por su padre si mantenía sexo con él. La denuncia, rechazada por la Fiscalía, ha llevado a la titular del juzgado de instrucción 3 de Ourense a investigar al dirigente popular por los delitos de acoso sexual, cohecho y tráfico de influencias. Baltar se ha negado a aclarar ante la juez si la voz de las grabaciones aportadas por la denunciante es la suya.

La denunciantre, que admite que mantuvo relaciones sexuales con él y no consiguió el empleo, ha aportado grabaciones en las que el presidente ourensano habla de “cambiar” las notas de los exámenes de la institución pública. Baltar, que cuenta con el respaldo de las direcciones gallega y nacional y que hace poco más de una semana ha sido reelegido para seguir presidiendo el partido en la provincia, se ha negado a contestar a las preguntas de la acusación particular y de la popular, que ejerce el partido de la oposición Democracia Ourensana.

El abogado que defiende al presidente provincial del PP, Juan Ramón Montero, considera que el interés mediático generado por la comparecencia juidicial de Baltar “aclara el motivo de que se haya llevado a cabo este procedimiento”. En declaraciones a los medios de comunicación en las puertas del juzgado, el letrado destacó la “evidencia” de que se buscan “fines contrarios al derecho y la Justicia” con la denuncia. Aseguró que los hechos son “absolutamente inciertos” y precisó que dado que se remontan a hace seis años “si se hubieran producido no se habrían dejado pasar”.

El defensor de Baltar destaca además que la demandante ha esperado hasta que su representado consiguió “una serie de cargos y unos resultados muy favorabes” políticamente. Montero sostiene que el presidente ourensano “jamás ha dado un cargo a esta mujer y jamás le ha hecho ninguna propuesta y por eso está aquí" y califica la situación que está viviendo Manuel Baltar de "intimidación" con "el evidente fin de que tenga la repercusión que está teniendo".

El abogado del presidente, que ha intentando por todos los medios evitar esta comparecencia, ha asegurado que la denuncia carece de base y tiene una motivación política. Frente a ello, el letrado de la acusación popular, Miguel Caride, ha señalado que tras escuchar la declaración de Baltar se reafirma en que existe “una actividad delictiva en la forma de proceder” del presidente provincial. Caride acusa además a la Fiscalía de “actuar como una segunda defensa” del dirigente del PP.

Las declaraciones de demandante y demandado se han demorado por espacio de dos horas como consecuencia del nuevo intento del abogado de Baltar de apartar del procedimiento a Democracia Ourensana, para la que ya había pedido a la juez que le impusiera una fianza de 100.000 euros que quedó en 9.000. La petición fue rechazada por la fiscalía y la juez. Caride califica de “éxito” el simple hecho de que el presidente ourensano haya acudido a declarar teniendo en cuenta “las piedras que ha puesto en el camino” para evitarlo.

En su declaración, Baltar se ha mantenido en la postura, adoptada desde que el pasado octubre la mujer lo denunció en la Fiscalía, de no contfirmar ni desmentir que sea su voz la que aparece en las grabaciones aportadas como prueba por la demandante. El representante de la acusación popular sostiene que la estrategia defensiva de los letrados de Baltar consiste en “inundar de recursos el proceso para evitar que la instrucción vaya adelante. “De una forma u otra están echando un pulso al juzgado”, afirma el letrado. En declaraciones a Onda Cero, el presidente de Democracia Ourensana, Gonzalo Pérez Jácome, fue tajante al señalar que Baltar “está acostumbrado a mandar y piensa que Ourense es suyo y los juzgados también". "Tiene un problema de megalomanía”, concluyó el político.

Delito de cohecho

La demandante, que prestó declaración en calidad también de imputada por el supuesto delito de cohecho, aportó nuevas grabaciones que fueron escuchadas por las partes y se negó a contestar a las preguntas del letrado de Baltar y de la Fiscalía. Respondió únicamente a las que le formuló su abogado y a algunas planteadas por la acusación popular.

Baltar, hijo del exbarón del PP de Galicia que tras 22 años al frente de la Diputación acabó condenado por enchufismo y reelegido prácticamente por unanimidad hace poco más de una semana para continuar al frente del PP provincial con el respaldo explícito de las direcciones gallega y nacional del partido, se ha negado sistemáticamente durante varios meses a ofrecer cualquier explicación de lo ocurrido más allá de tildarlo de “asunto personal”. Su negativa a pronunciarse sobre esta cuestión le ha supuesto una reprobación de la institución que gobierna por mayoría absoluta (ni él ni su grupo acudieron al pleno del organismo provincial convocado por la oposición para exigir explicaciones) y la dimisión en bloque del comité de ética de la misma Diputación, integrado por profesionales ajenos a los partidos políticos que encontraron “insatisfactorias” sus explicaciones. La demandante presentó inicialmente la denuncia en la fiscalía, donde fue archivada.

Más información