Selecciona Edición
Iniciar sesión

La mayoría defenderá someter al Gobierno al control del Congreso

La Junta de portavoces debatirá la petición de PSOE, Podemos y Ciudadanos y el Ejecutivo mantiene su negativa a comparecer en la Cámara

Pablo Iglesias y Pedro Sánchez, en el Congreso.

Todos los grupos, salvo el PP, quieren que el Gobierno se someta al control del Congreso y así tienen previsto defenderlo este martes en la Junta de Portavoces. El Gobierno se niega y ya comunicó que el ministro de Defensa no comparecerá en comisión. Fuentes de La Moncloa ratificaron el lunes a este periódico que mantendrán la negativa. Si los grupos lograran que el próximo pleno incluyera una sesión de control y el Gobierno mantiene su negativa habrá una crisis institucional insólita.

PSOE, Podemos y Ciudadanos quieren que el Gobierno en funciones se someta al control ordinario del Congreso de los Diputados. Para eso tienen previsto defender este martes de forma coordinada en la Junta de Portavoces que en el próximo pleno se celebre una sesión ordinaria de control con preguntas al presidente y a los miembros del Ejecutivo.

Si se produjera esa toma de posición del Congreso supondría un cierto conflicto institucional porque el Gobierno no solo no es partidario de someterse a ese control, sino que expresamente comunicó la pasada semana por escrito su negativa a que los ministros comparezcan en la Cámara. En ese escrito de La Moncloa, el Gobierno en funciones ya se negaba tajantemente a la comparecencia de un ministro.

Fuentes próximas al presidente del Congreso, Patxi López, aseguran desconocer cuál es la salida legal si el Gobierno en funciones se niega a comparecer cuando sea convocado por el Parlamento. Otros miembros de la Mesa del PP aseguran que no hay vía legal para obligar al Gobierno a acudir al Congreso y siguen manteniendo que no es posible el control al Ejecutivo en funciones porque carece de sentido y faltan precedentes.

Corrupción y unidad territorial

La “Comisión permanente no legislativa de lucha contra la corrupción” que pide Podemos se fusionará con “la auditoría de la calidad democrática, lucha contra la corrupción y reformas institucionales y legales” solicitada por el PSOE, Compromís e IU.

PP y Ciudadanos unirán sus proposiciones sobre soberanía nacional y en contra del derecho a decidir.

PSOE y Podemos votarán juntos sus propuestas sobre el pacto de Toledo y los trabajadores domésticos.

En la Junta de Portavoces las decisiones se adoptan por mayoría cualificada, es decir, con traslación del número de escaños de cada grupo. Eso supone que si PSOE, Podemos y Ciudadanos suman sus votos podrían forzar la decisión de la Cámara para el pleno previsto para después de Semana Santa.

El Gobierno y el PP entienden que el actual Parlamento no se corresponde con el que le eligió y que, al estar en funciones, solo se somete al control de los tribunales. Argumentan que nunca en la historia constitucional se han celebrado sesiones de control sin haber procedido a la investidura del presidente. Ni en las Cortes, ni en los Parlamentos autonómicos.

Con ese argumento el Gobierno ha impedido ya que el ministro de Defensa en funciones, Pedro Morenés, comparezca en la Comisión de Defensa y que el presidente en funciones dé cuenta de las cumbres europeas.

Mantener la negativa

Fuentes oficiales de La Moncloa ratifican que mantendrán la negativa aunque se apruebe este martes en la Junta de Portavoces la celebración de sesiones de control y comparecencias de ministros.

Si se abriera la puerta a ese control parlamentario sería posible también convocar a Mariano Rajoy para que dé cuenta de las cumbres europeas. La ley obliga expresamente a comparecer para dar cuenta de los Consejos Europeos y el presidente en funciones ya eludió hacerlo hace un mes para hablar del que decidió sobre la negociación de la UE con Reino Unido. Tampoco tiene previsto comparecer para explicar el que se celebra esta semana. Esta comparecencia también la bloquea el Gobierno.

El Congreso celebrará este martes el primer pleno para el debate y aprobación de proposiciones no de ley. Nunca antes se había celebrado un pleno de este tipo sin investidura, es decir, con Gobierno en funciones.

Los partidos mantuvieron el lunes negociaciones cruzadas, que simbolizan lo que será la legislatura si no se disuelve el 2 de mayo por falta de acuerdo para la investidura de un presidente del Gobierno. Así, PSOE y Podemos han unido sus propuestas para crear una comisión permanente sobre corrupción que podría tener el apoyo de Ciudadanos y de los partidos soberanistas. Y PP y Ciudadanos negocian unir sus propuestas de la defensa de la soberanía nacional de España, a la que el PSOE quiere incluir como enmienda el texto de su pacto con el partido de Albert Rivera.

Más información