Cárcel para el internauta que dijo que “matar fachas” era su deporte favorito

La Audiencia Nacional sentencia a un año a Javier Omaña por enaltecer el terrorismo

La Audiencia Nacional ha condenado a un año de prisión por enaltecimiento del terrorismo a Javier Omaña por escribir en su perfil de Facebook —denominado Xabi Canarias Galiza— comentarios como "matar fachas y txakurras no es delito... es mi deporte favorito" y por publicar imágenes del atentado contra Carrero Blanco con la leyenda "volandoooo voyyyy... volando vengooooo". La sentencia, de la que ha sido ponente el juez Fernando Grande-Marlaska, no ha dado credibilidad a la versión ofrecida por el acusado durante el juicio oral en el que aseguró que los mensajes de ensalzamiento a ETA que figuran en su página fueron colgados por sus amigos.

El acusado difundió también entre 2010 y 2014 mensajes de apoyo de miembros de la organización terrorista o relacionados con la lucha callejera (kale borroka), así como imágenes y anagramas de ETA. Omaña explicó que su perfil era "público" y que solía conectarse a la red social en cibercafés a los que acudía acompañado de otras personas. "Gente de Lugo con la que me tomaba unas cervezas", explicó durante el juicio, donde expuso que cualquiera de estos amigos, a los que no quiso identificar pese a la insistencia de la fiscal Susana Landeras —que reclamaba dos años de condena para él— pudo publicar los comentarios.

La sentencia recuerda que, para publicar contenidos en su perfil, era necesario acceder a la cuenta conociendo "dos datos precisos": su nombre de usuario y su contraseña. Además, el tribunal incide en que muchos de los mensajes que se escribían en su muro de Facebook, a la vista de todos y no solo de sus amigos, tenían la "voluntad precisa de ensalzar comportamiento violentos". De hecho, según los magistrados, Omaña tenía la voluntad concreta de alabar y justificar las acciones de organizaciones terroristas como ETA, Resistencia Galega y Terra Lliure.

Omaña, que justificó en la vista oral su decisión de colgar una foto de agentes de la policía ardiendo con la inscripción "como arde la madera" —que calificó como "un simple chiste fuera de lugar"—, ensalzó también las acciones de quienes tienen entre sus objetivos principales a los miembros de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado.