Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Un afiliado del PSE denuncia insultos de un grupo de radicales: “Sociata de mierda”

Un militante socialista de Gipuzkoa asegura haber sido acosado en un tren por seis jóvenes

El secretario general del PSE de Gipuzkoa, Iñaki Arriola, con Patxi López.

El militante socialista Christian Fernández, que en breve será edil en el Ayuntamiento de Tolosa (Gipuzkoa), es la última víctima de los radicales. El joven afiliado al PSE-EE ha denunciado haber sido acosado en un tren por un grupo de seis radicales que lo insultaron e increparon con comentarios como "puto sociata" y "sociata de mierda".

Los hechos sucedieron el pasado sábado por la noche, según ha asegurado este lunes en un comunicado el secretario general de los socialistas guipuzcoanos, Iñaki Arriola, quien ha condenado la "agresión e insultos" sufridos por Fernández.

El militante socialista viajaba en tren desde Hernani hasta Tolosa, cuando fue abordado por "seis jóvenes" que comenzaron a insultarle por su condición de socialista. Durante el viaje fue increpado con gritos como "puto sociata" y "sociata de mierda", entre otros, según relata Arriola. El acoso continuó incluso cuando Fernández bajó del tren. Los radicales le siguieron y continuaron insultándole, por lo que decidió presentarse en la comisaría de la Ertzaintza para denunciar los hechos.

Christian Fernández recogerá a finales de este mes de marzo el acta de concejal en el Ayuntamiento de Tolosa —gobernado por el PNV—, tras la dimisión del edil José Ignacio Asensio, quien ejerce como diputado foral de Medio Ambiente de Gipuzkoa.

Arriola ha denunciado la "sinrazón de este acto violento" que "de ninguna manera se puede tolerar". Y se ha preguntado "hasta cuándo se van a dar este tipo de situaciones". El secretario general del PSE de Gipuzkoa ha afirmado que en la sociedad vasca "se ha instalado la impresión de que esta lacra no iba a volver a Euskadi" y ha lamentado que aún queden personas "ancladas en el pasado" y que utilizan "vías violentas y tan poco democráticas como la agresión y el insulto, buscando el amedrentamiento del adversario político".