Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Las alianzas de Podemos esperan que el PSOE les haga una propuesta

En Marea está abierta además a citarse con los socialistas de forma bilateral. Junto a En Comú Podem reitera el no a Ciudadanos

Los diputados Segundo González y Miguel Vila del Grupo Parlamentario de Podemos-En Comú -En Marea registra una proposición el Congreso.

Las dos alianzas territoriales de Podemos, la catalana En Comú Podem, y la gallega En Marea, esperan que el PSOE les haga una propuesta programática que vaya más allá de los ofrecimientos que les envió antes del debate de investidura de Pedro Sánchez. Aunque la coalición catalana, impulsada por Ada Colau, no quiere mantener reuniones en solitario con los socialistas sí ha mantenido contactos con el PSC. La candidatura gallega sí está abierta, en cambio, a citarse con el PSOE de forma bilateral. Ambas tienen claro su no a Ciudadanos.

Tanto En Comú Podem, con 12 escaños, como En Marea, con seis diputados, están dispuestos a estudiar la propuesta que llegue del PSOE, y recuerdan su autonomía de voto en el Congreso respecto de Podemos, a pesar de formar parte del mismo grupo parlamentario porque se les impidió formar un grupo propio. Al mismo tiempo, su estrategia en la negociación de investidura es compartida hasta el momento con el partido de Pablo Iglesias y tienen claro que el pacto del PSOE con Ciudadanos bloquea cualquier posible entendimiento con sus formaciones. “El acuerdo con Ciudadanos hace inviable cualquier negociación”, subraya Alexandra Fernández, portavoz de En Marea en el Congreso. “Cuando nos llegue la propuesta del PSOE la estudiaremos, pero el no a Ciudadanos es rotundo”, inciden fuentes de En Comú.

Tanto la alianza gallega como la catalana tienen reivindicaciones propias que exigirán para pactar, y En Marea, además, quiere abrir un canal propio con el PSOE. “Planteamos una negociación en tres niveles”, explica Fernández. “Uno de marco general con el grupo confederal, IU y Compromís, pero también otro como En Marea para tratar elementos importantes para nosotros. Las dos negociaciones son imprescindibles, para tener el compromiso de que las cuestiones propias se cumplan necesitamos un acuerdo general”, indica. Esto es, no podrá el PSOE pretender un acuerdo exclusivamente gallego si no se aviene a pactar con Podemos. El tercer nivel de negociación, añade la diputada, sería el dedicado a la “conformación de un Gobierno plural”.

El PSOE enmarca esos contactos que pretende abrir con las alianzas de Podemos en su voluntad de mantener una interlocución bilateral con todas las fuerzas del Congreso, igual que ha sucedido con IU y Compromís. Sus propuestas despiezadas para Cataluña y Galicia, en cualquier caso, no podrían chocar con el contenido del documento que suscribió con Ciudadanos.

La dirección de Podemos se dirigió este lunes a sus cargos y alianzas autonómicas para pedir precisamente “no caer en la trampa” que la formación de Iglesias atribuye al PSOE. “No deberíamos caer en la trampa de quien quiera utilizar procesos democráticos para presionar y que continúen las políticas del PP”, señala una nota elaborada por la Secretaría Política de Podemos, el departamento que dirige Íñigo Errejón, en alusión a la renovación de sus órganos en el País Vasco, en Galicia, a los debates sobre alianzas y al descalabro en la dirección de Madrid. Precisamente la cascada de dimisiones que la semana pasada se produjo en la cúpula madrileña visibilizó el distanciamiento entre las corrientes de cargos partidarios del propio Errejón y de Pablo Iglesias. Sin embargo, tras poner en marcha una estrategia de control de daños, en las filas de Podemos han reducido las apariciones públicas de sus dirigentes y evitan salirse del argumentario.

La dirección nacional espera en los próximos días algún movimiento del PSOE, pero al mismo tiempo recela de los socialistas y manifiesta temor por su estrategia de diálogo. “Solo hay un Podemos: el que tiene claro que las políticas de recortes y austeridad deben ser cosas del pasado [...] Seguimos avanzando y que nadie piense que nos vamos a echar atrás por mucho que lo intenten”, recoge el informe. El escenario de “echarse atrás” es para Podemos el de una abstención que permita un Gobierno del líder del Pedro Sánchez.

Más información