Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Ciudadanos cree que los votantes valoran su papel regenerador

Una decena de cargos del PP y el PSOE han tenido que dejar sus puestos por sus pactos con Rivera

Albert Rivera, en el atril del hemiciclo.

La dirección de Ciudadanos atribuye su repunte en las encuestas a su capacidad para maximizar la fuerza de sus 40 diputados y lograr cambios en los partidos tradicionales: según Metroscopia, la formación emergente pasaría del 13,9% de los votos que cosechó en las elecciones generales del 20-D al 19,5% que lograría ahora. El dato, además, supone que el partido de Albert Rivera supere a Podemos por primera vez desde las elecciones catalanas de septiembre de 2015, situándose tercero en las preferencias de los electores. “Con 40 diputados estamos haciendo más trabajo que otros que tienen más diputados y no han movido un dedo en materia de regeneración”, ha opinado Fernando de Páramo, secretario de Comunicación de Ciudadanos, en referencia a Podemos.

En los dos meses transcurridos desde las elecciones generales, Ciudadanos ha intermediado entre PP y PSOE para formar la Mesa del Congreso y ha firmado un acuerdo de Gobierno con los socialistas que recoge un pacto contra la corrupción que implica que no pueda haber imputados en listas electorales ni cargos; así como cambios legales para acabar con los aforamientos de diputados y senadores investigados por corrupción. Días después de que se realizara el sondeo de Metroscopia, las medidas pactadas dieron su primer resultado: José Ramón Gómez Besteiro, líder de los socialistas gallegos, renunció a ir en las listas del PSOE para las elecciones autonómicas de Galicia tras ser imputado.

“Estamos convenciendo a los viejos partidos para que se pongan las pilas en regeneración política”, ha asegurado De Páramo, miembro de la Ejecutiva de Ciudadanos. “Sería muy difícil que sin este trabajo que estamos haciendo los viejos partidos dieran los pasos que están dando”, añade. “Los españoles nos piden cambios y diálogo”, subraya. “Y quizás los que mejor hemos entendido esta etapa de consenso y soluciones sin sectarismos somos nosotros. Aunque las encuestas que se están publicando son muy buenas para Ciudadanos no queremos decirles a los españoles que se han equivocado y que vuelvan a votar hasta que nos venga bien a los políticos”, sigue. “Seguimos trabajando por un gobierno reformista y una legislatura que abra nueva etapa política”.

Desde que irrumpió en la política nacional, a principios de 2015, el partido de Rivera ha firmado seis grandes acuerdos. Tras las elecciones autonómicas de mayo del año pasado, permitió cuatro presidencias del PP (Madrid, La Rioja, Castilla y León y Murcia) y una del PSOE (Andalucía). Después de las generales, Rivera y Pedro Sánchez rubricaron un pacto de Gobierno. Todos esos documentos incluían un compromiso anticorrupción. Como consecuencia, una decena de cargos del PP y el PSOE han tenido que abandonar sus cargos, o dejar el partido, por estar imputados. Eso, aseguran en la dirección de la formación emergente, es lo que están premiando los votantes.

 

Más información