PSOE, Ciudadanos y Podemos se alían para forzar que Rajoy comparezca

El Gobierno considera que en funciones solo está sometido al control de los tribunales

Soraya Sáenz de Santamaría este viernes tras el Consejo de Ministros. EFE

El Gobierno se niega a que su presidente y los ministros comparezcan en el Congreso, porque considera que en funciones solo está sometido al control de los tribunales. PSOE, Ciudadanos y Podemos discrepan y se han aliado para que el Congreso haga el martes un pronunciamiento oficial. Nunca antes miembros del Gobierno habían eludido una petición de comparecencia del Congreso, por lo que la situación podría derivar en un conficto institucional. Los tres partidos inisistirán en que Mariano Rajoy informe de la cumbre de la UE.

Los grupos parlamentarios, con excepción del PP, no se resignan a que Mariano Rajoy no comparezca en el Pleno del Congreso para debatir sobre política europea. PSOE, Ciudadanos y Podemos no se dan por satisfechos con que sea el secretario de Estado para la Unión Europea el que acuda a la comisión el día 16.

El portavoz del PSOE en el Congreso, Antonio Hernando, habló este viernes con el de Podemos, Íñigo Errejón, y el de Ciudadanos, Juan Carlos Girauta, para buscar una estrategia común. El objetivo es salvar el veto del Gobierno al control del Parlamento y, especialmente, a la comparecencia del presidente del Gobierno en funciones. Los socialistas pretenden que la Mesa y la Junta de Portavoces del próximo martes haga un pronunciamiento institucional para exigir la comparecencia de Rajoy. El presidente entiende que estando en funciones no puede ser controlado por el Parlamento y solo puede serlo por los tribunales y ha anunciado que se negará a comparecer.

Se niega él y el resto de miembros del Gobierno, porque La Moncloa ya entregó el jueves un escrito en el Congreso negando la comparecencia del ministro de Defensa ante la comisión correspondiente para “informar sobre los asuntos tratados y los acuerdos adoptados en la reunión de Ministros de Defensa de la OTAN y, en particular, sobre la nueva operación naval en el Egeo contra las mafias que trafican con refugiados”.

Añade el escrito que “el criterio del Gobierno, avalado por el informe que se adjunta, es que la Cámara no puede someter al Gobierno en funciones a iniciativas de control —entre las que se encuentra la comparecencia incluida en el orden del día de la Comisión de Defensa—, en la medida en que no existe relación de confianza entre un Gobierno en funciones y el Congreso de los Diputados”.

Invitación al Congreso

Termina invitando al Congreso a utilizar “las oportunas vías jurisdiccionales para resolverlo”, es decir, ir a los tribunales.

Ni los partidos ni la Presidencia del Gobierno son partidarios de llevar el caso a los tribunales, entre otras cosas porque supondría que el poder judicial interviniera para que el poder ejecutivo se someta al poder legislativo. En todo caso, la negativa del Gobierno a acudir a los requerimientos de la Cámara no tiene precedentes y provocaría un conflicto institucional.

El artículo 54 del reglamento señala que debe convocarse el pleno a petición de dos grupos o una quinta parte. Si lo hicieran, tendría que ser Rajoy quien se negara a obedecer al Parlamento.

Además, la ley que regula la Comisión Mixta para la UE dispone la obligación del Gobierno de comparecer ante el Pleno del Congreso de los Diputados, “con posterioridad a cada Consejo Europeo, ordinario o extraordinario, para informar [...]y mantener un debate con los Grupos Parlamentarios”.

Rajoy ya incumplió esta norma hace un mes, al no comparecer tras el último Consejo Europeo.