Selecciona Edición
Iniciar sesión

Rajoy quiere esperar a Semana Santa para citar a Pedro Sánchez

El PP descarta las reuniones técnicas con el PSOE y Ciudadanos hasta que se vean a solas los dos líderes

Rajoy durante los actos del 11-M este viernes. EFE

“Las cosas caen por su propio peso y lo demás es generar grandes expectativas”, afirmó Soraya Sáenz de Santamaría este viernes tras el Consejo de Ministros para eludir precisar cuándo tiene pensado el presidente en funciones y líder del PP, Mariano Rajoy, llamar al jefe de la oposición y del PSOE, Pedro Sánchez, para quedar y hablar sobre la situación de bloqueo político del país. No hay prisa. Ninguna. Fuentes del PP implicadas directamente en la negociación y concreción de esos contactos apuestan porque Rajoy esperará ahora varias semanas a que se pase la resaca del debate de investidura fracasado de Sánchez, se bajen los ánimos encrespados de los militantes y cuadros de PP y PSOE, y convocarle ya después de Semana Santa.

“Ahora toca explicar bien y con mucha pedagogía y poner de manifiesto la necesidad de ese acuerdo de gobierno de coalición entre PP y PSOE sobre la base de los cinco grandes pactos de Estado que ofreció Rajoy”, añadió este viernes Santamaría. Pero la vicepresidenta no quiso responder a cuándo tiene pensado Rajoy llamar a Sánchez y citarle en La Moncloa para sondearle sobre un hipotético apoyo a su candidatura para seguir presidiendo el Gobierno de España. En el ejecutivo y en el PP son conscientes de que ha pasado poco tiempo aún desde el debate de investidura de Sánchez y que deben transcurrir aún unas semanas “para que se serenen más los ánimos de todos”.

“Bajando poco a poco”

“El presidente y el dirigente del segundo partido deben hablar y evitar la convocatoria de unas nuevas elecciones. Las cosas se deben ir serenando porque estaban muy arriba y tendrán que ir bajando poco a poco”, añadió Soraya Sáenz de Santamaría para dar pistas del tipo de calendario que se plantea ahora el Gobierno. Tras el citado debate, sin embargo, tanto Rajoy como otros dirigentes del PP apostaron porque la llamada al líder del PSOE se produciría durante esta semana que acaba y se apuntó incluso que se aceptaría una cita a tres bandas si Sánchez se empeñaba en acudir con Rivera. Ahora ese panorama ha cambiado radicalmente.

Lo que sí han decidido en el PP, aunque algunos de sus dirigentes nacionales mantienen un discurso alternativo, es que no habrá ni reunión a tres bandas con el PSOE y Ciudadanos ni esas comisiones técnicas de negociación empezarán a verse antes de que se reúnan a solas los dos líderes principales, es decir Rajoy y Sánchez. Desde Ciudadanos y desde el PSOE se ha trasladado al PP, especialmente entre los interlocutores habituales en el Congreso, que podrían comenzar a producirse encuentros a un segundo nivel para desbrozar los respectivos documentos que esgrimen en cada formación y avanzar sobre los asuntos en los que se coincide y descartar los puntos más conflictivos. El PP no está ahora por esa labor.

Ciudadanos ha pasado a ser "conveniente"

Javier Casqueiro

Mariano Rajoy llamará y citará a Pedro Sánchez, más que probablemente después de Semana Santa, y luego ya se verá qué se hace con Ciudadanos y su líder, Albert Rivera. Las relaciones con el partido emergente se han deteriorado mucho. La vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría lo explicitó este viernes al destacar que el PSOE es “imprescindible” para el acuerdo y la gobernabilidad y Ciudadanos “conveniente”. Otros dirigentes del PP les califican también de “innecesarios”. Rajoy se limita a decir: “Viene bien”. Pero el PP no perdona a Rivera que improvisara en su discurso en la tribuna durante la investidura de Sánchez el ataque tan directo y brutal contra el liderazgo de Rajoy.

El presidente podría llamar a Sánchez la semana que viene o la siguiente para conocer si se mantiene en su postura intransigente a permitirle gobernar y sondear así su disposición antes de convocarle a una reunión, que se aventura para después de la Semana Santa. Santamaría solo anticipó este viernes en cualquier caso que será Sánchez el primero que se enterará de esa llamada.

La previsión del dirección popular es organizar ahora, en las próximas semanas, un programa de convenciones nacionales sobre los cinco pactos de Estado que Rajoy desgranó en el documento genérico que entregó a Sánchez y Albert Rivera. El PP quiere que la discusión gire en las próximas semanas sobre esos asuntos, es decir sobre acuerdos a favor de la educación, la unidad de España, la estabilidad económica, Europa, la lucha antiterrorista y la corrupción, para intentar contrarrestar el debate indeseado sobre el liderazgo de Rajoy.