Desconvocada la huelga de basuras en Málaga tras 11 días

El paro deja 5.000 toneladas de residuos y tres detenidos por quemar contenedores

Una joven pasa frente a contenedores saturados de basura en Málaga. EFE | Vídeo: ATLAS

Esta vez sí. Los trabajadores de la empresa de limpieza de Málaga (Limasa) han acordado en asamblea este viernes desconvocar la huelga de basuras que vive la ciudad desde el pasado 1 de marzo tras dar el visto bueno al preacuerdo alcanzado de madrugada entre el Ayuntamiento y los representantes sindicales. El paro deja alrededor de 5.000 toneladas de residuos esparcidos por todo el callejero y su final alivia especialmente al sector hostelero, muy preocupado por la cercanía de la Semana Santa.

El documento de consenso cerrado en las negociaciones con el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, es un acuerdo de desconvocatoria de huelga, pero no tendrá carácter de convenio colectivo. La plantilla, formada por cerca de 1.800 trabajadores, tendrá descanso los fines de semana completos durante todo el año, como pedía el comité, y disfrutará de 15 días de vacaciones en periodo estival (entre junio y septiembre) y de 21 jornadas durante el resto del año.

Respecto a la paga de productividad, el punto más conflictivo, se ha fijado en 867 euros, pero queda condicionada a la resolución judicial que debe emitirse sobre la validez del convenio del periodo 2010-2012. Si en enero de 2017 no hubiera fallo, no se cobraría, y en caso de que sea favorable a las pretensiones de los trabajadores, se abonaría con carácter retroactivo.

El acuerdo prevé que los empleados fijos no recuperen con turnos extra el dinero perdido durante el paro, como ha ocurrido en otras ocasiones, y próxima regulación de la bolsa de eventuales. De la mesa de negociación se retiró finalmente la pretensión expresada el jueves por el alcalde de acabar con los puestos hereditarios en Limasa (previstos en caso de fallecimiento de un trabajador, jubilación o invalidez permanente) y el compromiso de la plantilla de no convocar más huelgas hasta final de 2017. La empresa está participada en un 49% por el Ayuntamiento y el resto está en manos de tres socios privados. Con el conflicto resuelto, los esfuerzos se dirigen ahora a recoger de las calles la ingente cantidad de basura acumula. Según los cálculos del Ayuntamiento, la situación podría estar normalizada el próximo miércoles.

Tres personas han sido detenidas estos días por quemar contenedores y dos de ellas han ingresado en prisión por los supuestos delitos de desórdenes públicos, contra la seguridad vial y daños. Las incidencias en estas 11 jornadas han sido numerosas, con constantes actuaciones de los Bomberos para sofocar incendios en depósitos de residuos. El vandalismo se incrementó tras la decisión del Ayuntamiento de contratar un servicio externo de limpieza para sanear puntos conflictivos por la cantidad de basura hacinada. La decisión se tomó por motivos de seguridad. El acuerdo ratificado este viernes pone fin a un conflicto que se recrudeció a principios de semana después de que la asamblea de trabajadores rechazara un primer principio de acuerdo.

Más información