Selecciona Edición
Iniciar sesión

El Gobierno no firmará el pacto de refugiados de la UE sin consenso

La vicepresidenta aclara que Bruselas sabe que el Ejecutivo de Rajoy está en funciones

Soraya Sáenz de Santamaría en una rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. SAMUEL SÁNCHEZ / QUALITY

Mariano Rajoy ha cambiado de posición y, pese a haber acordado el lunes en Bruselas por unanimidad con los 28 socios europeos un pacto para endurecer las condiciones de los refugiados y asilados, buscará ahora el consenso político con las demás fuerzas en el Congreso. Si no lo logra no firmará el pacto, según anunció este viernes la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, que aseguró que la UE ya conoce esa postura y que el Ejecutivo está en funciones para todo.

Ante la oposición expresada esta semana por todos los grupos políticos, excepto el PP, el Gobierno ha comunicado que no suscribirá en la próxima cumbre oficial de jefes de Estado y de Gobierno el polémico pacto sobre refugiados y asilados y de flexibilidad en la cooperación con Turquía si no dispone antes del “consenso político” con las demás fuerzas parlamentarias en España. Así lo ratificó este viernes la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, tras el Consejo de Ministros.

Mariano Rajoy y el Gobierno negociarán en los próximos días para lograr un acuerdo, incluso pese a la oposición frontal que ya ha expresado el líder del PSOE, Pedro Sánchez, aunque la vicepresidenta no adelantó ni quiso dar detalles de cómo se afrontará ese proceso.

Sáenz de Santamaría sí quiso explicar muy pormenorizadamente cuál es la complicada situación del Gobierno español en funciones también sobre este proyecto de tratado negociado con Turquía en una cumbre informal de jefes de Estado y primeros ministros el pasado 7 de marzo en Bruselas y aceptado entonces por unanimidad de los 28 socios. La vicepresidenta puntualizó que la reunión fue informal, que no se firmó nada y que las instituciones comunitarias y los Estados aún van a tener tiempo para trabajar y matizar los pactos anunciados.

La polémica viene originada por la posibilidad de devolver a sus países y a Turquía a todos los refugiados o asilados que entren en Europa de forma ilegal y por las condiciones que se le han ofrecido ahora al Gobierno turco para agilizar su futura adhesión a la UE cuando acaba, por ejemplo, de intervenir un periódico conservador. Algunos países de la UE, especialmente Suecia y naciones como Austria, cuestionaron en los días siguientes algunos aspectos legales de ese tratado y de las facilidades dadas a Turquía. Ningún miembro del Gobierno español ha realizado ninguna manifestación pública contra ese acuerdo en estos días.

Soraya Sáenz de Santamaría explicó que el Gobierno español sabe y es muy consciente de que está en funciones y que necesita “del consenso de la Cámara” para fijar una posición oficial sobre este asunto tan polémico. Durante toda esta semana, sin embargo, nadie desde el Ejecutivo español ha explicitado ni su disposición a dialogar con los demás partidos ni su interés por explicar qué postura mantuvo Rajoy el lunes en Bruselas, si es que defendió alguna.

La vicepresidenta anunció este viernes la intención del Gobierno de Rajoy de “buscar y trabajar” para lograr ese consenso en los próximos días, aunque luego pidió tiempo para que se asiente el debate también en otros países y otros partidos. Fue ahí cuando citó especialmente varias veces la reunión convocada por el mandatario francés, François Hollande, con el partido socialista y lo hizo para subrayar que esa discusión podría tener algún tipo de incidencia también en España sobre la oposición actual a ese acuerdo de Pedro Sánchez y el PSOE. “Hay que dejar pasar el tiempo y caminar paso a paso”, enfatizó Santamaría para no dar por cerrado ni el pacto europeo ni la oposición en España.

La carta de Sánchez

El secretario general del PSOE envió este viernes una carta a Rajoy para exigirle que no firme ese tratado y para pedirle que aclare cuál es la posición del Gobierno con una intervención en las Cortes. Todos los partidos, salvo el PP, rechazan el acuerdo con Turquía por entender que es ilegal e inmoral al permitir las expulsiones masivas, en contra de la legislación internacional y la ONU. Ese rechazo está contenido en la misiva de Sánchez.

El Consejo Europeo que debe dar forma a ese pacto informal está convocado para el próximo jueves.

“Queda trabajo por hacer en la Unión Europea, en los Consejos de la UE y en los Estados”, precisó este viernes Santamaría. La vicepresidenta recordó, además, la proposición no de ley presentada el pasado 13 de octubre en el Parlamento español por el PSOE sobre las políticas de refugio y asilo y en la que todos los partidos se comprometían a trabajar juntos y a eliminar este asunto de la polémica partidista. La dirigente del PP refrendó que el Gobierno y su partido siguen manteniendo en vigor la filosofía de esa proposición y destacó la especial “sensibilidad” necesaria para abordar una cuestión tan compleja con la “mayor responsabilidad”.

Cooperación en origen

Cuando se requirió a Santamaría que fijase el criterio del Gobierno sobre el fondo del pacto alcanzado con Turquía, se limitó a recordar que Rajoy había sido uno de los primeros dirigentes europeos que abogó por intentar resolver los problemas de la inmigración ilegal en origen con más cooperación con los países africanos afectados y que defendió crear un fondo específico de 1.800 millones de euros.

Sobre la exigencia del PSOE y otros partidos para que el presidente acuda a las Cortes a explicar ese pacto y a trabajar para conseguir una posición común, la vicepresidenta aludió a precedentes como una resolución del Parlamento autonómico andaluz del pasado 25 de mayo para rechazar que un Ejecutivo en funciones pueda ser controlado por una Cámara nueva elegida tras unas elecciones.

Más información