Tejeiro aparta a la Infanta y a la Casa Real de los negocios de Urdangarin

El asesor fiscal presenta al cuñado del Rey con el mismo grado de responsabilidad que Torres

El asesor fiscal Miguel Tejeiro. FOTO: J. GRAPPELLI (EFE) / VÍDEO: ATLAS

El asesor fiscal Miguel Tejeiro, uno de los testigos claves del caso Nóos, ha desvinculado este jueves a la Infanta y a la Casa Real de los negocios de Iñaki Urdangarin y Diego Torres. Tejeiro ha asegurado que durante los años en los que trabajó para el cuñado del Rey solo coincidió con Cristina de Borbón en tres ocasiones. También ha negado que las declaraciones fiscales de Nóos estuviesen supervisadas por "nadie de la Casa Real" y ha presentado a Urdangarin como el cerebro de la trama a igual nivel que Torres. "Los dos me pidieron crear empresas en el extranjero", ha dicho ante el tribunal.

Si en sus declaraciones Urdangarin y Torres responsabilizaron al asesor fiscal de todo el entramado de empresas de Nóos, Tejeiro ha dibujado una imagen bien distinta de su cuñado y del cuñado del Rey. Tejeiro ha explicado que Urdangarin ya tenía, cuando lo conoció en 2003, una empresa creada para canalizar sus ingresos (Namasté 97) con los mismos vicios que luego tendría Aizoon, la sociedad creada al 50% con Cristina de Borbón. "Ya tenía contratada en su empresa a la empleada del hogar", ha dicho Tejeiro para justificar la existencia de empleados falsos en las sociedades de la trama Nóos.

El asesor fiscal ha argumentado que advirtió que no tenía sentido abrir empresas en el extranjero [Londres y Belice con cuenta en Luxemburgo] para actividades que se desarrollaban en España, pero que se lo pidieron tanto Torres como Urdangarin. Tejeiro también ha recalcado que insistió para que los socios del Instituto Nóos "tributasen por el régimen general y no por el de fundaciones sin ánimo de lucro", aunque no tuvo éxito. "Se dedicaban a consultoría", ha remachado.

A su cuñado Diego Torres, con quien ya no se habla, Tejeiro le ha reprochado que hubiese contratado como falsa empleada a su hija Patricia, a la que le hizo llegar el recado de que mintiese cuando fue llamada a declarar en fase de instrucción. "Yo acepté por el bien de la familia", ha manifestado. Tejeiro también ha insistido en que apenas tuvo relación con los asesores de la Casa Real, en contra de lo que declararon Urdangarin, la Infanta y Diego Torres, que señalaron que la actividad del Instituto Nóos y la empresa Aizoon estaba supervisada por los asesores de la familia real.

En su declaración, Miguel Tejeiro ha desmentido la versión de Torres, Urdangarin y la Infanta de que las actividades de Nóos estaban supervisadas por las Casa del Rey. El asesor fiscal ha asegurado no conocer al secretario de las Infantas Carlos García Revenga y ha dicho haber estado solo una vez con José Manuel Romero, abogado del rey Juan Carlos, en una comida con Urdangarin. Tejeiro solo ha admitido haber conversado tres o cuatro veces con Federico Rubio —encargado de elaborar la declaración de renta de Cristina de Borbón— para remitirle los datos fiscales de las cuentas bancarias conjuntas del matrimonio Urdangarin.

Durante las preguntas del fiscal, Miguel Tejeiro también negó que la Infanta hubiese entrado en Aizoon "como escudo fiscal". Una declaración hecha por el notario Carlos Masià que Tejeiro cree que está motivada por el despecho, ya que se negó a declarar a su favor en un pleito.

La declaración de Miguel Tejeiro se ha visto interrumpida porque el tribunal ha tenido que retirarse a deliberar después de que el abogado de Diego Torres, Manuel González Peeters, presentase una protesta porque Miguel Tejeiro estaba vulnerando el secreto profesional abogado-cliente al hablar de sus conversaciones con Urdangarin. La protesta se ha producido después de que Tejeiro explicase que el marido de la Infanta lo contrató en 2003 como "asesor personal". Ante la protesta, el asesor fiscal, antes de ver interrumpida su declaración, ha recalcado no fue "abogado en ejercicio nunca", aunque sí pagaba las cuotas del Colegio de Abogados.

A la protesta de la defensa de Torres se han unido las de Urdangarin y las de Cristina de Borbón después de que el fiscal advirtiese a los abogados de la hermana del Rey que no se habían adherido a la protesta. La protesta ha sido finalmente desestimada.

Previamente, el secretario de Nóos ha explicado que aconsejó a Urdangarin que disolviese la empresa Namasté 97, utilizada para canalizar los ingresos de asesoría, porque en ella figuraban como accionistas los tres hijos menores del matrimonio. Según Tejeiro, en esa empresa ya figuraba como contratada la empleada de hogar del matrimonio, cuestión a la que no le dio importancia. Urdangarin, según Tejeiro, le hizo caso y disolvieron Namasté 97 y crearon Aizoon participada al 50% entre la Infanta y su esposo, sin los hijos menores.

Una "propina" de 60 euros

Tejeiro también ha relatado que su hija Patricia fue una de las empleadas falsas del instituto y que su cuñado Diego Torres le hizo llegar el recado de que debía mentir y declarar en el juzgado que sí había estado trabajando en Nóos. Tejeiro ha explicado que su hija "estaba empleada sin trabajar". "No sé qué nómina tenía, pero le daban al mes una propina, serían unos 60 euros", ha afirmado.

Tejeiro ha empezado este jueves a declarar como testigo después de que Manos Limpias pidiese el pasado 3 de febrero retirar la acusación por varios delitos de corrupción por los que solicitaba un total de 11 años de cárcel. Tras ser exculpado por el tribunal en la sesión del pasado 9 de febrero, al decaer la única acusación que se mantenía contra él, Tejeiro estaba obligado a decir la verdad en su condición de testigo.

En las sesiones previas, tanto Urdangarin como Torres descargaron sobre el asesor fiscal —y su hermano Marco Antonio Tejeiro, que ejercía funciones de contable— la responsabilidad del entramado financiero gracias al cual el Instituto Nóos obtuvo cerca de 6,2 millones de euros de las administraciones públicas de Valencia, Baleares y Madrid, buena parte de los cuales acabaron en las cuentas del marido de la Infanta y su socio gracias a un entramado de empresas.

Según las declaraciones de Urdangarin y Torres, Miguel Tejeiro fue la persona que les asesoró para obtener deducciones fiscales, contratar empleados y traspasarlos entre las distintas sociedades. Según el presidente y vicepresidente del Instituto Nóos, también fue Miguel Tejeiro quien gestionó la creación de empresas en el extranjero y quien mantuvo reuniones periódicas con el asesor fiscal de la Casa del Rey para que supervisase la documentación que se presentaba a la Agencia Tributaria.

Más información