El Gobierno comunica su negativa a someterse al control del Congreso

La Secretaría de Relaciones con las Cortes comunicará al Congreso que "ni puede ni debe"

La Secretaría de Estado de Relaciones con las Cortes comunicará por escrito al Congreso que el Gobierno en funciones de Mariano Rajoy no se va a someter al control parlamentario, por entender que "ni puede ni debe". "No podemos someternos a las iniciativas de control por parte de una Cámara que no ha otorgado su confianza al Gobierno en funciones", ha argumentado este jueves en rueda de prensa el secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón, que ha asegurado que "no tiene ningún sentido" que el Ejecutivo de la X legislatura sea controlado por el Parlamento de la XI legislatura.

Para ilustrar sus palabras, Ayllón ha señalado que pedir la comparecencia de Rajoy es comparable a pedir la comparecencia de Felipe González. Según ha explicado, su departamento va a contestar de esta forma a la petición de comparecencia del ministro de Defensa en funciones, Pedro Morenés, que el miércoles fue incluida en el orden del 17 de marzo de la comisión correspondiente, y también al resto de iniciativas de control que pueda recibir, incluida la de que comparezca el propio presidente.

"Vamos a contestar a cada iniciativa que se plantee al Gobierno con un escrito similar a este, si hay alguna otra iniciativa de control, en el que comunicaremos la voluntad del Gobierno de que no podemos ni debemos ejercer una acción que no nos corresponde como Gobierno en funciones", ha recalcado Ayllón.

El secretario de Estado de Relaciones con las Cortes ha recordado que el Gobierno cesó tras las elecciones generales del 20 de diciembre y, desde entonces, el presidente y los ministros ejercen las funciones de despacho ordinario.

Ayllón ha diferenciado el control parlamentario de las comparecencias informativas, en las que ha enmarcado la celebrada hace unas semanas por el ministro de Asuntos Exteriores en funciones, José Manuel García Margallo, para hablar de la reunión del Consejo Europeo que abordó, entre otras cuestiones, el referéndum en el Reino Unido.

Respecto a las iniciativas legislativas presentadas por los grupos parlamentarios, Ayllón ha explicado que el Gobierno tiene la potestad de estudiarlas durante 30 días hábiles para determinar si suponen un incremento de gastos o una disminución de ingresos. Un plazo que el Ejecutivo va a agotar, ha dicho antes de recordar que el Gobierno del PP "jamás" ha vetado una iniciativa parlamentaria y que no ve motivos para romper esa tradición ahora.

Más información