Sánchez se afana en mejorar la relación con las mareas gallegas

"El PSOE no va a frenar el cambio", se compromete el candidato socialista

Pedro Sánchez, en un mercado de A Coruña. Calabar ATLAS

Estrechar la relación con En Marea, confluencia de izquierdas con seis diputados en el Congreso y aliado de Podemos en Galicia, ha cobrado vital importancia para Pedro Sánchez. El secretario general del PSOE aspira a una interlocución directa, sin el peaje de Pablo Iglesias, con vistas a ampliar el respaldo a su investidura como presidente del Gobierno tras sus dos intentos fallidos la semana pasada. El dirigente socialista ha hecho este jueves, durante una visita a la comunidad autónoma, varios guiños que reflejan su interés en mejorar las relaciones con En Marea en un año en el que, además, este otoño se celebran elecciones gallegas. "En Galicia se está viviendo un año decisivo en el que el PSOE siempre va a apostar por el cambio. 2016 puede ser el año del cambio en Moncloa y en la Xunta de Galicia", ha manifestado Sánchez.

Sánchez ha elegido A Coruña, donde gobierna Xulio Ferreiro, uno de los representantes más respetados de las mareas gallegas, para recordar algunos de las propuestas a las que, si es presidente, se comprometería. "El PSOE, si gobierna, va a hacer todo lo posible porque Galicia tenga lo que se merece: una agenda gallega donde se revise la prórroga de la concesión de ENCE, se apueste por el sector lácteo, por un sector pesquero que merece el reconocimiento y del que dependen muchas familias". La portavoz parlamentaria de En Marea, Alexandra Fernández, las calificó hace unas semanas de "poco concretas".

El candidato socialista ha vuelto a pedir a Podemos que cambie su postura y permita su investidura. Para ello necesita, como mínimo, la abstención del partido emergente, que aspira al sorpasso con el PSOE. "En la investidura propuse aumentar las prestaciones por hijo a cargo y prolongar su duración. Esto es algo que necesitan muchos votantes que apostaron por el señor  [Pablo] Iglesias el 20 de diciembre. Lo que no entiende el señor Iglesias es que hay muchos votantes de Podemos que encuentran inexplicable que haya formado una coalición negativa con Rajoy para que el PP siga gobernando", ha criticado Sánchez.

El aspirante socialista a La Moncloa ha diferenciado la situación de bloqueo entre PSOE y Podemos de las relaciones con las mareas en Galicia, donde tampoco son boyantes, ya que el PSOE permitió muchos gobiernos municipales con su abstención pero dificultan su gestión en el día a día. "Los alcaldes que representan a En Marea pueden estar tranquilos porque Iglesias me haya votado en contra. El PSOE no va a frenar el cambio", ha despejado las dudas Sánchez. La formación integrada por Anova, Esquerda Unida y Podemos, que el 20-D desbancó al PSOE como referente de la izquierda en Galicia con 408.370 votos (25,04%), 60.000 más que los socialistas (21,33%), se antoja así como un potencial aliado para Sánchez.

Más información