Selecciona Edición
Iniciar sesión

La Guardia Civil vincula la trama de los iPads con presuntos casos de fraude electoral

Los agentes relacionan la red de Melilla con incidentes en las campañas de 2011 y 2015

El viceconsejero de Festejos, Francisco Díaz, llega a los juzgados tras ser detenido en enero.

La trama de los supuestos regalos recibidos por cargos del Gobierno de Melilla abre un nuevo frente al PP. Según consta en el sumario al que tuvo acceso EL PAÍS, la Guardia Civil relaciona al matrimonio de empresarios detenidos en la Operación Tosca, al responsable municipal de Festejos, Francisco Díaz, y a su esposa y secretaria del presidente de la ciudad autónoma, Trinidad Unzueta, con denuncias de presunto fraude electoral en los comicios de 2011 y 2015. Los agentes, en base a la declaración de diferentes testigos, trasladan al juez las acusaciones de que miembros del entramado concedían puestos de trabajo a terceras personas a cambio del voto para el PP.

Los investigadores destacan que Benaisa Ahmed, empresario detenido por recibir contratos de Díaz a cambio de obsequios, se encuentra imputado por delito electoral en otro proceso judicial. "Existen publicaciones en distintos medios de comunicación que apuntan a que habría ofrecido dinero y promesas de trabajo a cambio del voto en 2011", dice la Guardia Civil, que añade a la causa el testimonio de un nuevo testigo que obtuvo uno de los empleos bajo sospecha: "Cuando había elecciones, Benaisa se encargaba de controlar a votantes y a los partidos relacionados con la población musulmana. Los coaccionaba en beneficio del PP".

En este sentido, el testigo afirma que Ahmed actuaba "en los barrios marginales de Melilla como un matón". "Cuando llegaba la campaña electoral, era un sentir general de los dirigentes de la ciudad autónoma y del PP que, si no se auxiliaba en la campaña y precampaña con tareas como repartir propaganda, montar escenarios y otras cosas, luego no te facilitaban trabajos eventuales", continúa este testigo.

La Guardia Civil también destaca el papel de Unzueta, que supuestamente se encargaba de seleccionar a aquellos que obtenían un trabajo a través de compañías adjudicatarias. Entre otras, mediante la del matrimonio de empresarios detenidos. "Parece que la designación de trabajadores [por parte de Unzueta] podría estar directamente relacionada con algunos incidentes con ocasión de distintos comicios electorales", recalcan los efectivos del instituto armado, en un informe fechado en diciembre de 2015, donde apuntan que la esposa de Díaz también aparece en un vídeo difundido en las autonómicas de 2015, donde partidarios del PP y de la formación Coalición por Melilla (CPM) se enfrentan en la sede de Correos porque dirigentes populares estaban presentando "un tocho" de votos por correo. El partido de la oposición denunció que el PP "compraba y manipulaba" votos.

Se está haciendo un daño importante a los implicados a nivel mediático

Cristina Rivas, vicepresidenta del Gobierno de Melilla

Los investigadores explican que Unzueta "instaba a proveedores habituales de la ciudad para que estos contrataran a personas previamente designadas" por ella. Pero, según concluyen en el sumario, los agentes apuntan más alto y recalcan que ella no tiene "capacidad de contratación", así que sospechan de la intervención de un funcionario o un cargo con "capacidad para influir en varias consejerías" en este sentido. Unzueta, calificada como "persona de confianza" del presidente de la ciudad, no quiso hacer declaraciones a EL PAÍS.

El PP de Melilla ha negado, hasta ahora, la veracidad de los informes de la Guardia Civil. Cristina Rivas, vicepresidenta de Melilla, ha afirmado este miércoles que "lo de los iPads y teléfonos, nada de esto es cierto": "Entendemos que no hay nada". Además, la dirigente popular también ha considerado que "todo se va a aclarar", que la investigación "está siendo muy lenta" y que "se está haciendo un daño importante a nivel mediático" a los implicados. El presidente Juan José Imbroda ha respaldado a Díaz, que sigue en su puesto.

Más información