Catalá descarta una moratoria en el plan para digitalizar la Justicia

El ministro en funciones admite que el programa Lexnet sigue presentando "problemas"

El ministro de Justicia en funciones, Rafael Catalá.

El ministro de Justicia en funciones, Rafael Catalá, ha admitido este martes que la puesta en marcha del sistema de notificación telemática Lexnet está presentando "problemas", pero ha descartado conceder una moratoria en su aplicación, como han pedido algunos juzgados, fiscales y sectores de la abogacía. "No tiene sentido parar ni dar una moratoria. Tiene sentido continuar sabiendo que el sistema tiene problemas", ha afirmado Catalá tras reunirse en la sede del ministerio con representantes de las asociaciones de jueces y fiscales.

La negativa de Catalá a plantear una parada técnica en la aplicación del nuevo sistema informático, llamado a acabar con la utilización del papel en las comunicaciones judiciales, se produce el mismo día que los jueces decanos de Madrid han acordado una resolución pidiendo una moratoria en el uso forzoso de Lexnet. Los jueces de Canarias y asociaciones y colegios de abogados, entre otros colectivos, han solicitado también que se frene la puesta en marcha del sistema, que entró en vigor el pasado 1 de enero y está colapsando algunos juzgados. El grupo de Ciudadanos en el Congreso también ha pedido este martes una parada temporal debido a la "gran inseguridad jurídica" del sistema.

El ministro de Justicia en funciones admite que la aplicación de Lexnet está generando "dificultades", pero asegura que el programa “funciona” y se está trabajando para solucionar los errores lo antes posible. Los problemas, sobre todo de sobrecarga, se acumulan al mediodía, la hora punta de los juzgados. "Se están tomando medidas, identificando los problemas e intentando resolverlos", ha asegurado Catalá.

Muchos de estos fallos han quedado recogidos en un informe técnico elaborado por la Fiscalía General del Estado, que asegura que el programa causa "ineficiencia, retraso e inseguridad". El documento hace alusión a "la excesiva lentitud del sistema, sus constantes caídas, la reiterativa petición de usuario y contraseña, las obligadas salidas del sistema para volver a reiniciarlo, el ingente volumen de notificaciones recibidas en asuntos en los que la Fiscalía no es parte, las pérdidas temporales de notificaciones recibidas, los avisos de rechazos de escritos de trámite dos días después de su remisión, la imposibilidad de controlar y visualizar la entidad del expediente, la ausencia de firma de las resoluciones judiciales que se notifican, así como la insuficiente formación recibida y la imposibilidad de haberse familiarizado con el sistema".

El ministro asegura que ha hablado de este informe con la fiscal general del estado, Consuelo Madrigal, y le ha transmitido su disposición a resolver los fallos del sistema. "Hay un grupo de trabajo permanente con la Fiscalía General del Estado, además de con las fiscalías provinciales y autonómicas", ha señalado el ministro, que admite que Lexnet no es un "sistema óptimo", pero sí resulta "necesario y conveniente".