Felipe VI asistirá a la toma de posesión del presidente de Portugal

Marcelo de Sousa, elegido por mayoría absoluta en enero, ha invitado personalmente al Rey

Felipe VI con la reina Letizia en un acto el 4 de marzo. Getty

Felipe VI asistirá el jueves a la toma de posesión del nuevo presidente de la República de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, por expreso deseo de este. Será uno de las tres personas con rango de jefe de Estado que asistirá a las ceremonias oficiales, que comenzarán el miércoles en Lisboa y acabarán el viernes en Oporto.

El presidente fue elegido el 24 de enero por mayoría absoluta de los votantes portugueses. Rebelo de Sousa no es un político convencional. Militante en el Partido Socialdemócrata desde su creación después de la Revolución de los Claveles, ha desarrollado una carrera paralela en la docencia universitaria y en los medios de comunicación, principalmente como comentarista político.

Tan activo como detallista, Rebelo de Sousa ha planeado cuidadosamente los actos oficiales de su toma de posesión, donde se compensan “el rito propio de estas ceremonias con los afectos al pueblo”, como ha declarado el nuevo jefe de Estado. En el capítulo de la presencia de autoridades extranjeras, Rebelo de Sousa ha invitado personalmente al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, a Filipe Nyusi, presidente de Mozambique, donde Rebelo de Sousa vivió algunos años, y al rey de España, Felipe VI.

El rey llegará a las nueve de la mañana a Lisboa y se trasladará directamente a la Asamblea de la República, donde se encontrará con los líderes parlamentarios, así como con el primer ministro, el socialista António Costa y al hasta hoy presidente de la República, Aníbal Cavaco Silva. Allí, Rebelo de Sousa prometerá su cargo con el texto de la Constitución de 1976, y no con el de las sucesivas reformas introducidas, un detalle para subrayar la importancia de aquella conquista, aunque las sucesivas reformas coincidan más con la ideología del nuevo presidente.

Almuerzo con las autoridades

Posteriormente, el rey de España se trasladará al Palacio de Belém, residencia oficial del presidente, para almorzar con las primeras autoridades del país y la representación extranjera. Hacia las tres de la tarde, el rey regresará a Madrid. No será el último contacto entre los dos jefes de Estado, ya que Rebelo de Sousa pronto realizará sus primeros viajes al extranjero que van a tener como destino el Vaticano y España.

Después del almuerzo, se notará más el nuevo perfil de la presidencia, pues Rebelo de Sousa —católico practicante— se trasladará a la mezquita de Lisboa para presidir una ceremonia religiosa ecuménica. Ya en la tarde noche, asistirá a un espectáculo musical en la plaza del ayuntamiento, con actuación de algunos de sus cantantes favoritos, como Mariza, que cantará el himno de Portugal.

Pero los actos del nuevo presidente no acaban el miércoles, pues por primera vez en 40 años de democracia, se trasladará el viernes a Oporto, “para demostrar que Portugal es más que Lisboa”.

Más información