Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La juez declara los ERE “de especial complejidad” para seguir investigando

La medida supone una prórroga de 18 meses para continuar con las pesquisas

La juez María Núñez, en los juzgados sevillanos.

La juez María Núñez Bolaños ha declarado de especial complejidad el caso de los ERE fraudulentos cinco años después de su inicio en enero de 2011. Esta medida permitirá a la magistrada disponer de 18 meses más para finalizar la instrucción, según la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal que fija plazos para las investigaciones sencillas y complejas. Sin embargo, el caso de los ERE sobrepasará ese límite de 18 meses con toda seguridad, dada la dimensión de los expedientes tramitados durante una década (2001-2010) pendientes de analizar.

La juez, que ya ha adoptado esta medida en el caso de los cursos de formación, ha atendido la petición de la Fiscalía Anticorrupción para declarar los ERE un sumario complejo, como refleja el auto del 3 de marzo. "En esta causa se investigan se investigan numerosos hechos punibles, involucrando a gran cantidad de investigados", lo que "exige la realización de pericias o de colaboraciones recabadas por el órgano judicial que implican el examen de abundante documentación, precisando de la revisión de la gestión de personas jurídico-públicas y privadas".

En este sentido, tanto la Junta de Andalucía, que ejerce la acusación en el caso de los ERE, como las defensas de algunos investigados, entre ellos el abogado Carlos Leal y los extrabajadores de Vitalia Jesús Bordallo y Antonio Albarracín, se habían opuesto a la petición de Anticorrupción para que la juez declarase de especial complejidad la causa.

A pesar de ser acusación, la Junta se opuso a la medida al entender que "la única virtualidad de la declaración de instrucción compleja es ampliar el plazo de la misma, lo que no resulta necesario en este caso", pues la redacción literal del artículo 324 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, en su apartado número 1, "establece que se podrá declarar la instrucción compleja cuando, por circunstancias sobrevenidas a la investigación, esta no pueda razonablemente completarse en el plazo estipulado". "La concurrencia de circunstancias sobrevenidas constituye un presupuesto imprescindible... sin que el Ministerio Fiscal haya justificado su presencia en el presente caso", argumenta la Junta.

La fecha clave es el 7 de junio de 2016, cuando se cumple el plazo para declarar la causa de especial complejidad, y la Junta apostaba por esperar hasta una fecha más cercana a junio para decidir si era necesario. "En definitiva, no concurre en el presente caso la excepcionalidad que la norma procesal exige para apartarse del plazo general de instrucción de seis meses sin perjuicio de lo que pueda suceder antes del fin del periodo ordinario de instrucción", concluye la Junta en su escrito.

Más información