Valencia estrena semáforos paritarios

El Ayuntamiento le ha puesto falda a las señales ubicadas en 20 cruces de la ciudad

Semáforos paritarios en la Comunidad Valenciana. FOTO: MÒNICA TORRES VÍDEO: ATLAS

El Ayuntamiento de Valencia, liderado por Joan Ribó (Compromís), le ha puesto falda a los semáforos ubicados en 20 cruces de la ciudad en la víspera del Día Internacional de la Mujer. La concejal de Igualdad, Isabel Lozano, ha presentado los primeros semáforos paritarios, con la imagen de una mujer en un extremo del cruce y el hombre en el lado contrario.

"Queremos visibilizar a las mujeres cuando construimos la ciudad", ha explicado la edil para que no sea exclusivamente la figura masculina la que representa a la universalidad. Es una medida modesta, sin coste económico porque se aprovecha el cambio de semáforos antiguos por otros de led, que ya presupuestó el Ayuntamiento.   

Giuseppe Grezzi, edil de Movilidad Sostenible de Valencia, ha precisado que los 20 cruces elegidos para instalar los nuevos iconos son de gran tránsito de peatones o están cerca de centros escolares. Han sido los dos criterios elegidos por los técnicos municipales para elegir los cruces. 

La lluvia que ha caído este lunes en Valencia no da para detenerse en exceso y para percibir el cambio de diseño de los semáforos es preciso fijarse. La medida ha dado pie a una variada muestra de reacciones. La exministra socialista Carmen Alborch, destacada feminista, se ha acercado hasta el cruce, camino de la universidad. "Me parece bien", ha dicho, "como medida de visibilizar a las mujeres".  "Me es indiferente", han coincidido Beatriz y Mayte, jóvenes de 21 y 27 años. A otra transeúnte le ha parecido incluso "machista": "Creo que hubiera sido mejor que pusieran un semáforo con sonido [para invidentes]", ha sugerido.

La medida no es nueva. Por ejemplo, en Fuenlabrada, un municipio madrileño de 190.000 vecinos al sur de la capital, cuatro semáforos cuentan desde 2007 con un ideograma con forma de mujer. También en Sagunt (Valencia) este tipo de semáforos funcionan desde hace nueve años. Otras capitales europeas como Viena o Munich también lo tienen en sus calles.