Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Rajoy acepta reunirse conjuntamente con Sánchez y Rivera

El presidente advierte de que no piensa negociar el documento de PSOE y Ciudadanos

Rajoy, en un acto en Salamanca. FOTO: TAREK / VÍDEO: REUTERS

El presidente en funciones y líder del PP, Mariano Rajoy, ha anunciado este lunes que tiene la intención de llamar esta semana primero al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y ha comentado que le gustaría que esta cita fuera a solas. Rajoy ha aceptado que si Sánchez quiere acudir a esa reunión con su "socio de hecho" Albert Rivera lo aceptará: "Que venga con quién quiera, no lo voy a impedir". Poco después, Pedro Sánchez ha respondido que acudirá a la reunión acompañado de Rivera. Fuentes de La Moncloa han precisado más tarde que la preferencia de Rajoy no es una imposición.

El dirigente popular ha aprovechado para advertir de que no piensa negociar con Sánchez y Rivera el documento que esos dos partidos han firmado ya con 200 reformas para acudir a la primera investidura porque sería "un fraude" porque no fueron juntos a las pasadas elecciones y les ha instado a presentarse si quieren aliados a las próximas.

Mariano Rajoy ha avanzado, durante una entrevista en la Cadena COPE, que mañana martes convocará a su comité de dirección en el PP para programar su próxima estrategia y la agenda a desarrollar en los próximos días ante esta situación de bloqueo político e institucional. Pero también ha anticipado que su idea es "llamar primero a Pedro Sánchez", porque lo considera en primer lugar su "obligación" ante el primer partido de la oposición, aunque ha mostrado su disposición a aceptar que acuda "con quién quiera, si es el portavoz parlamentario o el señor Rivera, como si vienen los dos, no se lo voy a impedir, pero para una primera reunión si fuera privada a dos sería mejor".

El presidente del Gobierno en funciones ha vuelto a criticar la actitud que tuvo Pedro Sánchez cuando se vieron en La Moncloa a finales de diciembre tras las elecciones del 20-D y ha comentado que ahora le gustaría tener otra cita para poder "ofrecerle" lo que no pudo entonces porque el líder de los socialistas "no quiso" hablar con él de nada y le explicitó antes incluso de sentarse que tampoco con nadie del PP.

Lo que no le gusta a Rajoy es que Sánchez y Rivera hayan anunciado por su parte durante este pasado fin de semana que tienen pensado acudir a esa cita o a cualquier negociación con su "documento programa" presentado para la reciente y fracasada investidura del secretario general del PSOE. Cree que esa imposición es "lisa y llanamente un fraude". Le parecería de otra manera si ambos partidos se hubieran presentado juntos a las pasadas elecciones pero matizó que eso es "mentira" y destacó que entonces, el 20-D, ambas formaciones acudieron por separado y con programas distintos.

El dirigente popular ha insistido mucho en el mensaje de la posible alianza electoral futura de PSOE y Ciudadanos ya en clave electoral y, sobre todo, para distanciarse de Ciudadanos y empezar a recuperar el voto perdido entre el votante de centro derecha ante el empuje constatado de Albert Rivera. Rajoy ha subrayado que Ciudadanos se presentó el 20-D con otro programa diferente al del PSOE y concluye que no se entiende que ahora ese partido esté a favor de la supresión del concordato con la Iglesia Católica, con la subida de algunos impuestos o con la recuperación de la memoria histórica.

A Rajoy le parece "una broma notable nunca vista" que Ciudadanos pretenda ahora que el primer partido en las elecciones del 20-D, el PP, tenga que ceder y votar al candidato del segundo partido, el PSOE, y permitir la investidura de Pedro Sánchez incluso pidiendo Albert Rivera la abstención de Podemos. Rajoy no lo hará. Tampoco sabe si podrá presentar en algún momento su candidatura, porque constata que hasta ahora sigue sin tener más apoyos que los 122 escaños del PP.

El líder del PP ha ratificado que nadie de su partido le ha pedido que se retire, tampoco ningún responsable de las empresas del IBEX y ha confesado que esas opciones no le caben "en la cabeza" como tampoco se ha "planteado hasta este momento" dar un paso atrás o a un lado personalmente y dejar que se presente en el futuro otro aspirante popular. "Si mi partido quiere yo tengo la voluntad de presentarme y hay muchas cosas qué hacer", afirmó.

Sánchez pide que le "dejen gobernar"

Sánchez ha dejado claro que si se reúne con Rajoy será para rechazar la coalición con el Partido Popular y para pedirle le deje gobernar con Ciudadanos, con el que también acudiría a la reunión, ya que ambas formaciones suman 130 diputados y representan una mayoría más amplia. Durante una entrevista en el programa Espejo Público de Antena 3, Sánchez se ha mostrado dispuesto a dialogar con Podemos e incluso un gobierno en coalición pero dejando claro que ha de ser el candidato —es decir él mismo— quien diseñe un hipotético equipo de gobierno, y no Pablo Iglesias desde una conferencia de prensa, como ocurrió cuando el líder del PSOE se reunió con el Rey Felipe VI.

El líder de los socialistas ha pedido tanto a PP como a Podemos que "dejen gobernar" al PSOE para poder ser presidente apoyándose en el pacto con Ciudadanos. "Rajoy me puede llamar las veces que quiera, pero no para que yo le apoye a él, sino para decirle que los que tenemos una solución para España, que nos deje aplicarla", ha dicho el líder del PSOE. Sánchez ha trasladado su posición con respecto al Partido Popular después de que Rajoy haya anunciado que tiene la intención de llamarle esta semana para intentar una reunión a la que no se opone que acuda con el líder de Ciudadanos, Albert Rivera.

El líder del PSOE ha incidido en que el PP tiene 122 escaños, mientras que PSOE y Ciudadanos suman 131, por lo que "quien tiene más legitimidad para intentar formar gobierno es quien más respaldo concita en la Cámara". "Quien convoca es el candidato que tiene más apoyos, que soy yo", ha recalcado. Durante la charla, ha desvelado que Rajoy intentó que ambos tuvieran "una reunión privada" y él la rechazó. "Le dije que en privado no; en público, las que quiera", ha dicho, para después subrayar que en ambos casos le diría lo mismo: No le va a apoyar.

El dirigente socialista también ha ofrecido al líder de Podemos, Pablo Iglesias, una reunión para intentar que se sume al acuerdo y renuncie a "hacerle la respiración asistida" a Rajoy para que siga gobernando en funciones. Sánchez ha responsabilizado del fracaso de su investidura a Podemos, partido que cree que ha "traicionado" a sus votantes. De hecho, ha defendido que a quien dio un beso la pasada el líder del partido morado, Pablo Iglesias, fue a Rajoy, porque con él ha construido "una coalición en negativo".

Rajoy: “O Sánchez nos lleva a elecciones o que deje gobernar al PP”

MIGUEL GONZÁLEZ

“O el señor Sánchez nos lleva a elecciones, lo cual sería un disparate, o yo le pediría, si no quiere acordar, que deje gobernar al partido más votado”. Con estas palabras ha despachado el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, la pretensión del secretario general del PSOE de seguir intentando sumar una mayoría de votos que le permita obtener la investidura que no consiguió la semana pasada en el Congreso.

A su llegada a la sede del Consejo Europeo, que se reúne con carácter extraordinario para tratar primero con Turquía y luego a solas los 28 la crisis de los refugiados, Rajoy ha dejado claro que su plan para tomar la iniciativa, una vez fracasada la investidura de Sánchez, se limita a convocar a este a una reunión para sondearle sobre un hipotético pacto PP-PSOE-Ciudadanos, como ya hizo tras las elecciones del 20-D. “Yo llamaré al señor Sánchez y, si no quiere verme, evidentemente no podré hacer mucho más”, ha argumentado.

Eso sí, ha dejado claro que llamará al líder socialista, a pesar de que no ha querido entrar en polémica con Sánchez, quien ha dicho que, al haber obtenido su candidatura 131 votos frente a los 122 con que cuenta el PP en el Congreso, le corresponde a él hacerlo.

En cualquier caso, Rajoy sigue firme en su idea de no aceptar un eventual encargo del Rey para formar gobierno si no cuenta antes con el apoyo o al menos la abstención del PSOE, al que culpa del actual bloqueo político. “Primero impidió que el PP pudiera ir a una investidura [porque] dijo que no iba a votarnos, con lo cual no tenía ningún sentido ir”; y luego “se ha presentado con su nuevo socio y ha fracasado dos veces”, ha añadido, metiendo a Ciudadanos en el mismo saco que a los socialistas.

Para el líder del PP, las reuniones de Sánchez con distintos grupos políticos para intentar ganar nuevos apoyos son intentos abocados al fracaso. La única opción seria sigue siendo, a su juicio, un Gobierno encabezado por él y posibilitado por el PSOE y Ciudadanos.

Más información