Patxi López prefiere que el Rey no proponga todavía un candidato

El Rey y el presidente del Congreso se reúnen este lunes para fijar los pasos tras el fracaso de la investidura de Pedro Sánchez

El presidente del Congreso de los Diputados, Patxi López, a su llegada al Palacio de las Cortes el pasado 2 de marzo. EFE

El Rey y el presidente del Congreso, Patxi López, se reunirán hoy para estudiar la fórmula que seguirán para salir del bloqueo institucional tras el fracaso de la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno. En principio, López trasladará al Monarca su opinión, compartida con los partidos, de esperar antes de proponer otro candidato y hacerlo solo si se comprueba que cuenta con votos suficientes para superar las votaciones.

La situación tras la investidura fallida de Pedro Sánchez es nueva y por eso no hay pautas de actuación para interpretar la Constitución. Hasta el momento nunca había habido una investidura fallida y, por tanto, nunca se había planteado la posibilidad de elecciones repetidas. De eso hablarán hoy el Rey y el presidente del Congreso, Patxi López.

La investidura fallida sí sirvió, al menos, para poner en marcha el plazo de dos meses para una nueva cita en las urnas. Ese tiempo acabará el 2 de mayo y hasta entonces deberían ponerse en marcha nuevas mesas de negociación, aunque no se aventure un acuerdo final. Ya no hay la necesidad, por tanto, de celebrar un nuevo debate sin garantías.

La pregunta a resolver desde hoy es si el Rey debe poner en marcha una nueva ronda de conversaciones con los portavoces. La siguiente será si el jefe del Estado debe hacer una nueva propuesta para la investidura. La primera es potestad de Felipe VI y cabe la posibilidad de que espere varias semanas para realizar una nueva ronda y conocer de primera mano la situación. De esa forma daría tiempo para que se produjeran nuevos contactos y movimientos.

Plazo de dos meses

El Gobierno, la Presidencia del Congreso y los partidos mayoritarios se inclinan por esperar a que algún candidato asegure tener apoyos suficientes y el Rey lo compruebe. No tendría sentido, consideran, que hubiera una nueva investidura fallida. Sobre todo porque ya se ha resuelto el problema principal del inicio del plazo de dos meses para convocar elecciones tras la primera votación fallida. Legalmente es posible que vuelva a proponer a Pedro Sánchez si dice tener apoyos, o a Mariano Rajoy, que ya declinó una oferta. O a cualquier otro que cuente con votos para sacar adelante la investidura.

Lo más probable es que el Rey espere. Si algún candidato está en condiciones de presentarse a una investidura lo comunicará a López y este al Rey. Podría haber entonces una ronda de audiencias antes de que Felipe VI proponga oficialmente a un candidato. De todas las interpretaciones posibles de la Constitución la que es rechazada por todos es la opción de acortar el plazo de dos meses. Porque está tasado en la Constitución y porque supondría recortar el derecho de cualquiera a optar a una investidura.

El Gobierno recabó un informe con esa conclusión que coincide con la de los letrados del Congreso. Hay un pronunciamiento de hace años del Consejo de Estado por un caso análogo en la Comunidad de Madrid, tras el llamado Tamayazo, pero no es aplicable para la Presidencia del Gobierno.

Más información