Selecciona Edición
Iniciar sesión

Podemos rechazará una negociación conjunta con Sánchez y Rivera

El partido de Iglesias asegura que "no le seguirá el juego" al PSOE si su intención es mantener el pacto con Ciudadanos

Pablo Iglesias, durante su intervención en el Congreso. REUTERS

Podemos ha puesto en marcha, tras la investidura fallida del líder socialista, Pedro Sánchez, su estrategia para el diálogo para las próximas semanas. El partido de Pablo Iglesias rechaza negociar un mero apoyo al PSOE que no contemple la formación de un Gobierno de coalición y también descarta sentarse en una mesa conjunta para buscar un acuerdo con los socialistas y con Ciudadanos, como deslizó Sánchez en una entrevista con EL PAÍS.

Iglesias trata de cuidar las formas tras su dura intervención en el debate de investidura y no se sale del argumento de la “mano tendida” al PSOE. Pero el objetivo de la dirección de Podemos, al menos a corto plazo, es el de insistir en su propuesta de un Ejecutivo cuatripartito, con una presidencia para Sánchez, una vicepresidencia para Iglesias y un reparto proporcional de carteras en el que participen también Izquierda Unida-Unidad Popular y Compromís.

Aunque sus dirigentes aseguran, en público y en privado, que quieren reanudar el diálogo con los socialistas, descartan reabrirlo en una mesa en la que esté también Ciudadanos. “Cuando se tienen programas económicos tan diferentes no te puedes poner de acuerdo para gobernar”, aseguró Iglesias el sábado por la noche en La Sexta.

“Es muy difícil que nosotros nos pongamos de acuerdo con Ciudadanos en algo tan serio como un Gobierno. En cuestiones puntuales, como un cambio en el sistema electoral o en medidas de regeneración, en eso a lo mejor sí, pero para hacer un Gobierno tienes que estar de acuerdo en lo fundamental, que es la política económica”, agregó.

"No les seguimos el juego"

“No vamos a seguirlos el juego”, ha señalado a EL PAÍS Irene Montero, portavoz adjunta de Podemos en el Congreso y jefa de gabinete de Iglesias, “si su intención es mantener un acuerdo con Ciudadanos”. La formación emergente, de hecho, comenzará a presionar para que Sánchez rompa ese acuerdo. “Nosotros seguiremos intentando que el PSOE acepte formar un Gobierno con nosotros, IU y Compromís”, ha mantenido Montero.

Esta actitud, según aseguran fuentes de Podemos, no está reñida con el hecho de que esta fuerza pueda mantener algún contacto con Ciudadanos en los próximos dos meses. El plan de Iglesias contempla también dirigirse a Albert Rivera para pedirle a él la abstención a un hipotético Gobierno de coalición de las formaciones progresistas. Una petición que formulará también a los partidos nacionalistas y que, además, Ciudadanos ni siquiera está dispuesto a escuchar.