Selecciona Edición
Iniciar sesión

Turquía deporta a una diputada de la CUP por “seguridad pública”

Mireia Vehí y la militante feminista María Juez, que intentaban dirigirse a la región kurda, fueron retenidas la noche en el aeropuerto de Estambul antes de ser devueltas a España

Mireia Vehí, diputada de la CUP.

El Gobierno turco impidió este sábado la entrada al país de la diputada de la CUP Mireia Vehí y de la militante del colectivo feminista Justa Revolta María Juez, que pretendían viajar a Diyarbakir, capital oficiosa de los kurdos de Turquía, y las envió de vuelta a España. En Diyarbakir, las dos activistas tenían previsto unirse a una delegación de eurodiputados, entre los que se encuentra el español Miguel Urban (Podemos), con el objetivo de recabar información sobre la situación en la zona, donde el Ejército y la Policía turcos mantienen varias ciudades en toque de queda en un intento de reprimir a los rebeldes kurdos, y participar en la celebración del 8 de marzo junto al Movimiento de Mujeres Kurdas.

Vehí y Juez fueron retenidas en el aeropuerto Sabiha Gökçen de Estambul en el momento que hacían el transbordo hacia el avión con destino a Diyarbakir. Según dijo a EL PAÍS Eulàlia Reguant, también diputada en el Parlament catalán por la CUP, se las mantuvo incomunicadas toda la noche en una sala policial del aeropuerto y este sábado a mediodía fueron devueltas a España en un vuelo con destino a Barcelona. “Están bien, aunque cansadas y en estado de shock”, aseguró Reguant, quien apuntó que no sufrieron malos tratos, aunque los agentes sí se pusieron “agresivos” cuando las dos catalanas exigieron poder hacer una llamada de teléfono, cosa que no se les permitió hasta esta mañana. “En ningún momento se les dio explicaciones sobre por qué eran retenidas. Al enviarlas de vuelta se les entregó un papel en el que pone que no se permitió su entrada a Turquía por razones de ‘seguridad pública’”, apuntó Reguant.

“Resulta llamativo y es muy preocupante que, dos días antes de una cumbre en la que la Unión Europea le va a ofrecer a Turquía avances en la adhesión europea a cambio de convertirse en nuestro policía de frontera, se impida la entrada de un cargo público español”, afirmó Miguel Urban en declaraciones telefónicas a EL PAÍS desde Diyarbakir. El eurodiputado y fundador de Podemos denunció el “silencio” de Bruselas respecto a la situación de violencia que se vive en la región kurda de Turquía. “Habría que preguntarse si ante esta situación [vivida por Vehí y Juez] la UE va a callarse de la misma manera que está callando ante la vulneración de derechos de los ciudadanos turcos, especialmente de minorías como la kurda y la aleví”, añadió. La delegación en la que participa Urban y compuesta por representantes del grupo de la Izquierda Unitaria Europea (GUE) con asiento en la comisión de Exteriores de la Eurocámara, han acudido a Turquía a petición de organizaciones locales que denuncian la “vulneración sistemática de derechos humanos”. Entre otros, los eurodiputados se han reunido con intelectuales perseguidos por pedir cambios en la política del Gobierno, familiares de víctimas de la violencia policial y organizaciones kurdas.