Selecciona Edición
Iniciar sesión

Otegi llama a abrir en Euskadi “el segundo frente” secesionista tras Cataluña

El líder 'abertzale' pide a Podemos que se sume a poner en marcha "procesos constituyentes en las naciones"

Arnaldo Otegi levanta el puño al entrar en el velódromo de Anoeta, en San Sebastián. JAVIER HERNÁNDEZ / ATLAS

Arnaldo Otegi ha querido dejar claro este sábado que en la hoja de ruta de la izquierda abertzale solo cabe “la lucha por la independencia” de Euskadi y no hay otro camino que la “ruptura” con España. Por eso, ha llamado a abrir “el segundo frente” secesionista tras el iniciado por Cataluña, un proceso al que ha animado a sumarse a “los sectores emergentes de la izquierda española”, en una clara alusión a Podemos.

El exportavoz de Batasuna, en libertad desde el pasado martes tras seis años en la cárcel, había concentrado hoy toda la atención política. De él se esperaba que alumbrara la estrategia que va a adoptar a partir de ahora el entorno abertzale. Ante los más de 10.000 asistentes al homenaje que le han tributando sus seguidores en el velódromo de Anoeta, Otegi les ha marcado la senda soberanista como la única opción de futuro: “Si luchamos, vamos a ganar y Euskal Herria va a lograr la independencia, no tengo ninguna duda”.

Otegi no ha trazado un plan concreto ni estructurado sobre la línea política que tomará la izquierda abertzale con él al frente. Su intervención ha estado orientada principalmente a cerrar filas y a unir fuerzas internas. En la parte final de su mitin ha sido cuando ha hecho un llamamiento claro a “abrir el segundo frente al Estado” tras el de Cataluña. “Si el PNV no quiere, empecemos nosotros a hacer ese camino en solitario, luego ya vendrán otros”, ha dicho. Otegi ha puesto amlos catalanes como ejemplo, porque “vaya lección n os estáis dando”. “Estáis haciendo historia y estamos aprendiendo mucho. El pueblo vasco no os va a dejar solos”, ha afirmado.

En su defensa de la vía soberanista, Otegi ha invitado a Podemos (“los sectores emergentes de la nueva izquierda española”, se ha referido) a apoyar “procesos constituyentes en las naciones del Estado” si se comprueba que “es imposible la democratización” de España. El dirigente abertzale ha asegurado que España y Francia “nunca aceptarán” a Euskadi “como nación diferenciada y su derecho a decidir” Por eso, ha considerado “más realista” la opción de “constrjuir un Estado propio”. Por eso, desde “el máximo respeto y en justa reciprocidad”, Otegi ha pedido a Podemos que “sean honestos”. “Nosotros estamos dispuestos a colaborar para democratizar el Estado, pero os pedimos ser honestos y el día que comprobéis que eso es imposible, sumaos a los independentistas en las naciones del Estado para poner en marcha procesos constituyentes”, ha manifestado.

Otegi no ha realizado apenas autocrítica, ninguna referencia a la tardanza en dar el paso a la renuncia a la violencia, como hizo un día antes en una entrevista televisiva. Sí ha respondido al expresidente del Gobierno José Marí Aznar, quien la víspera alertó de la vuelta de “falsos profetas, terroristas conmvictos que se hacen pasar por pacificadores”. Le ha replicado lo siguiente: “Para falsos, aquellos que el 11-M dijeron que era obra de ETA y mintieron al pueblo”.

Arnaldo Otegi ha sido recibido este sábado como un héroe por los miles de personas que se han reunido en el velódromo de Anoeta, en San Sebastián, para participar en el homenaje organizado para festejar la salida del líder abertzale de la cárcel tras cumplir una condena de seis años y medio. Otegi ha protagonizado un gesto que no estaba previsto en el guion. Antes de acceder al velódromo, se ha acercado a la carpa donde se reunían más de 5.000 personas (según datos facilitados por la organización), a las que ha querido agradecer su asistencia y pedirles “perdón por no haber podido entrar” en el recinto deportivo. “Vosotros sois la fuerza de este pueblo”, les ha dicho en una breve intervención en euskera, que ha cerrado con arengas a favor de la independencia vasca: “¡Vamos a ganar, adelante, adelante!”, “la lucha es el camino” y “no nos pararán hasta lograr la independencia”. Todo ello, antes de comenzar su intervención en el interior del recinto.

Varios miles de personas han hecho cola con mucho tiempo de antelación para acceder al velódromo donostiarra, donde se han ocupado las 8.000 plazas que permitía el aforo del recinto deportivo. Además, los organizadores han preparado una carpa con capacidad para otras 5.500 personas que han podido seguir el acto a través de una pantalla gigante.

La izquierda abertzale ha cuidado hasta el último detalle de este homenaje-mitin a Arnaldo Otegi, considerado ya como uno de los grandes acontecimientos para sus seguidores, a la altura de los que se celebraron en noviembre de 2004 en el mismo escenario y el que Bildu organizó a finales de 2002 antes de las elecciones autonómicas vascas, celebrado en el BEC de Barakaldo (Bizkaia) y en el que, precisamente, se proyectó un vídeo de Otegi enviado desde la cárcel. El mundo de Batasuna guarda especialmente en su memoria el primero, cuando el líder independentista lanzó la denominada “propuesta de Anoeta”, que pasaba por establecer dos mesas de diálogo, una política entre los partidos y otra entre el Gobierno y ETA para acordar el fin de las armas y resolver el problema de los presos.

"Esto es histórico", comentaban muchos asistentes que esperaban su turno para acceder al velódromo. Numerosas ikurriñas y banderas navarras e independentistas catalanas entre el público, dos grandes pancartas que reclamaban Independencia y la vuelta de los “presos [de ETA] a casa” han conformado la típica escenografía de los grandes actos que organizan los abertzales, con fanfarrias, bertsolaris y bailarines par ambientar a la gente. El escenario, completamente negro y con el número 8719600510 que el recluso Otegi tenía asignado en la cárcel, convertido ya en un símbolo para su entorno político.

Otegi ha entrado en el velódromo entre el griterío y los aplausos del público, a los que ha saludado con el puño izquierdo en alto. Ha tomado asiento flanqueado por Rufi Etxeberria, uno de los principales ideólogos de la izquierda abertzale, y Hasier Arraiz, presidente de Sortu. Antes de tomar la palabra, se ha leído una lista de los partidos políticos que se han adherido al acto, entre los que figura el Sinn Fein irlandés, y se ha proyectado un vídeo con imágenes de la antiguaMesa Nacional de HB, de las grandes manifestaciones de la izquierda abertzale, de la fundación de Sortu, la llegada de Bldu al poder, de cargas de la Policía vasca, de los castellers o de Nelson Mandela. En el vídeo aparece también el propio Otegi en un mitin antiguo en el que grita: “Nacimos para ganar y vamos a ganar”.

En la pantalla gigante ha aparecido, después, la imagen de Rafa Díez Usabiaga, el ex secretario general de LAB que sigue en la cárcel, también condenado por el caso Bateragune hasta septiembre de 2017. Ha enviado una carta desde la prisión de El Dueso (Cantabria) en la que ha pedido “ánimo” para “seguir defendiendo a los presos políticos vascos”. “Tirando de la cuerda entre todos lograremos sacar a los presos de la cárcel”, decía la misiva de Díez, quien de entrada se ha alegrado de que Otegi esté ya “disfrutando de la libertad”. “Me siento representado por ti”, dice la carta del dirigente sindical.

Gerry Adams, líder del Sinn Fein, también ha enviado un mensaje de “apoyo y solidaridad” a Otegi, a quien felicita por su “liderazgo, valor y fortaleza ante la intransigencia del Gobierno español”. Adams también insta al Ejecutivo español que aproveche “la oportunidad de mejorar el proceso de paz”, para lo cual, a su juicio, tiene que “dar respuesta a las intolerables condiciones de muchos presos políticos vascos”.