Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Los militantes de IU elegirán a la dirección del partido por primarias

La coalición adopta el método por primera vez para la asamblea del próximo mes de junio y lo extiende a los documentos políticos

ALBERTO GARZÓN EN MANIFESTACIÓN IU El portavoz parlamentario de Izquierda Unida, Alberto Garzón, en la celebración del Día de Andalucía. EFE

La XI Asamblea federal de Izquierda Unida, el cónclave más importante del partido que se celebrará el próximo mes de junio, elegirá a la nueva dirección y los documentos políticos por sufragio universal de todos los militantes. El método adoptado por primera vez en la coalición de izquierdas es la primera de las novedades de una asamblea "ordinaria en las formas pero extraordinaria, tanto por la situación del país como por los debates que enfrentamos sobre la propia organización", señala un documento interno al que ha tenido acceso EL PAÍS. El partido afronta la reflexión decisiva de qué espacio ocupar tras la aparición de Podemos y de cómo relacionarse o aliarse con el partido de Pablo Iglesias. Todo ello, con el objetivo de fondo de caminar hacia un sujeto político más amplio que IU.

Los casi 30.000 militantes de IU elegirán por votación online y presencial la dirección que designará al candidato a coordinador general, un puesto que ocupa ahora Cayo Lara y que aspira a asumir el portavoz parlamentario de la coalición y candidato en las pasadas elecciones generales, Alberto Garzón. Hasta ahora, IU seguía un sistema de voto por delegados que elegían a los miembros del Consejo Político (máximo órgano de dirección) quienes elegían a su vez al coordinador. El método adoptado ahora abre la participación prácticamente al máximo y es diferente al del PSOE porque extiende el voto directo también a los documentos políticos. Cada candidato a liderar IU deberá presentar una lista con su equipo y una "ponencia" o propuesta política.

La votación se desarrollará del 27 de mayo al 5 de junio, antes de que se celebre la asamblea, el 3,4 y 5 de junio. El objetivo es tratar de llegar a la cita con los deberes hechos y la negociación de listas y equipos concluida, con el fin de que la asamblea sea fundamentalmente un lugar de debate y reflexión política. El sistema de elección de las listas del equipo de dirección aún no está decidido: se discute si deben ser listas abiertas o cerradas con mecanismos correctores para incluir a las minorías. IU, cuya forma es la de un "movimiento social y político", opera como una coalición de partidos: la integran formaciones, como Izquierda Abierta o el Partido Feminista, pero también corrientes o sensibilidades.

"El reto es situarnos en condiciones de disputar la hegemonía ideológica al neoliberalismo, cultural, social e institucionalmente", dice el documento de objetivos de la XI Asamblea Federal. "Tenemos la voluntad y la decisión de combatir a quienes quieren consolidar un pacto de Estado sobre la base de la hegemonía ideológica y política del neoliberalismo y de la paz social", inciden. En lo interno, en el partido son conscientes de que deben cambiar una organización "lenta" y "burocratizada a la hora de tomar y aplicar decisiones", recoge el texto.

Los candidatos a liderar el partido deberán presentar una ponencia cuyo esquema debe responder a cuestiones como "qué estrategia y discurso tiene que conformarse para avanzar hacia una salida social, anticapitalista, antiimperialista justa y democrática de la crisis en clave de ruptura", cómo desarrollar las confluencias, cómo situar a la organización en el conflicto social, así como concretar el modelo de Estado y la posición del partido respecto a la Unión Europea y el euro, estos dos últimos por haber quedado sin terminar de definir en la anterior asamblea, en 2012.

La XI Asamblea de IU no es, sin embargo, el punto final en la "metamorfosis" de la coalición que quiere llevar a cabo el entorno del diputado Alberto Garzón. Se trata de un tránsito hacia el siguiente paso y objetivo final: un espacio político superador de IU en el que se encuentre con otras formaciones y colectivos. "El futuro de IU lo deciden los militantes de IU y el futuro de un espacio o ámbito más amplio de la izquierda social y política de carácter alternativo lo decidirán quienes se impliquen de una forma u otra en este proceso", señala el documento que se aprobará en el próximo Consejo Político de la formación, mañana domingo.

"Hay métodos y formas de enlazar ambos procesos desde el respeto a las normas de funcionamiento internas de IU y desde la apuesta por desarrollar lo que ya tenemos aprobado de configurar un espacio más amplio en forma de bloque social y político", apunta el texto. En esa metáfora de la "metamorfosis" que utiliza el equipo de Garzón, la asamblea federal sería todavía la crisálida. La mariposa, el nuevo "sujeto político" vendría después, pero primero la coalición debe modernizarse y prepararse. El proceso, sin embargo, quedará determinado por el posible anticipo electoral. En ese caso, la asamblea seguramente se adelantaría para al menos llegar a la cita con las urnas con un partido modernizado y con nuevo líder, pero el debate sobre la alianza con Podemos deberá darse a toda velocidad. Esta semana Pablo Iglesias ha vuelto a rechazar la unión electoral con IU, aunque sí ha manifestado que le encantaría contar con Alberto Garzón para sus listas.